Recientemente, la American Heart Association publicó un artículo informando que, a pesar de la actual escasez de información respecto a cómo tratar a los pacientes con afecciones cardíacas contagiados con COVID-19, la recomendación general era no interrumpir su tratamiento habitual.

Y es que, como han indicado los expertos, aunque esta nueva enfermedad no es peligrosa para las personas con buena salud, aquellas que sufren enfermedades subyacentes como la cardíaca constituyen un grupo de alto de riesgo de sufrir complicaciones.

Y ahora la preocupación se ha incrementado con el informe reciente de algunos médicos de China, que indican que además de afectar a los pulmones, la infección con SARS-CoV-2 puede causar un daño cardíaco grave y aumentar sustancialmente el riesgo de muerte.

El papel de la presión arterial con otros problemas de salud

Los investigadores centraron su estudio en el Hospital Renmin de la Universidad de Wuhan, donde descubrieron que entre 416 pacientes hospitalizados por presentar síntomas graves de infección con COVID-19, casi el 20 por ciento desarrolló daños en el corazón. Tristemente, más de la mitad de estos pacientes fallecieron.

Y no es la primera vez que la presencia de problemas cardíacos es informada como un factor de riesgo para pacientes contagiados con COVID-19. La presión arterial alta también ha sido un punto de atención para los médicos e investigadores, aunque parece que aún no hay consenso al respecto.

En este estudio en particular, 82 pacientes desarrollaron una lesión cardíaca, de los cuales el 60 por ciento tenía presión arterial elevada. Aunque es necesario resaltar que 30 por ciento había sido diagnosticado previamente con enfermedad coronaria, y 15 por ciento tenía insuficiencia cardíaca crónica.

En vista de ello, el Dr. Elliott Antman, ex presidente de la American Heart Association y médico principal del Hospital Brigham and Women’s de Boston considera difícil determinar si la presión arterial alta por sí sola, sin que existan otros problemas de salud, es un factor de riesgo para la aparición de la lesión cardíaca en el COVID-19.

Riesgo de muerte por lesión cardíaca

La peor parte es que los pacientes que sufren la lesión cardíaca como resultado de la nueva enfermedad tienen elevado riesgo de morir. Según este estudio, un poco más del 51 por ciento de los pacientes que sufrieron daño cardíaco murieron en el hospital, mientras que apenas el 4.5 por ciento no presentaban lesión cardíaca.

Pero para Antman, no hay seguridad total de la complicación cardíaca sea en realidad la que causó esas muertes, y “todo esto podría ser el reflejo de una infección mu grave”, aunque ya ha planteado algunas teorías para explicar por qué ocurre la lesión.

¿Cuál es la causa de la lesión cardíaca con COVID-19?

Una de las teorías plantea que el sistema inmune puede salirse de control ante el contacto con el coronavirus, generando lo que el Dr. Thomas Maddox, jefe del Comité de Ciencia y Calidad del Colegio Americano de Cardiología (ACC), llama una “tormenta de citoquinas”, que puede dañar los órganos del cuerpo.

Mientras que también se ha hablado de que las personas que ya padecen una enfermedad cardíaca antes de haber contraído el virus pueden experimentar mayor estrés general ante la infección, dando como resultado un daño en el músculo cardíaco.

Por último, existe una posibilidad de que el nuevo coronavirus invada directamente al corazón. Esto debido a que el virus se adhiere muy bien a los receptores en las células de nuestro cuerpo llamados ACE2, que además de encontrarse en los pulmones, se ubican también en el corazón y el tracto digestivo.

Referencia:

Association of Cardiac Injury With Mortality in Hospitalized Patients With COVID-19 in Wuhan, China. https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2763524

Más en TekCrispy