El avance del coronavirus en Estados Unidos empezó tarde en relación con otros países. Sin embargo, su dispersión no ha tenido freno desde entonces. Para estos momentos, los contagiados llegan a los miles y ya los sistemas de salud del país están comenzando a tambalear.

Los trabajadores de la salud, a través de hashtags como “#getmeppe o #getusppe han denunciado la necesidad de obtener más materiales de protección médicos o PPE (Personal Protective Equipment). Entre las solicitudes que han hecho, se ha revelado que están escasos de materiales como gel desinfectante, toallitas alcoholadas, mascarillas de respiración, anteojos o protectores faciales, guantes, batas, mascarillas quirúrgicas, entre otros.

La producción de SpaceX apenas comienza

Recientemente, gracias a un memo interno de la compañía, que fue reportado por CNBC, las instalaciones de SpaceX en California están cambiando su producción para comenzar a surtir de gel desinfectante y mascarillas protectoras especiales a los hospitales del área y también a algunos negocios cercanos que las requieran.

Dentro del memo, hablan de que al menos 75 mascarillas especiales ya se han construido y donado a uno de los hospitales de la zona al que se conoce como Cedars Sinai. El mismo no ha respondido para confirmar que los equipos hayan llegado, pero ello no implica que SpaceX no haya realizado el envío.

Asimismo, dentro den memo se menciona que 100 trajes de protección “tyvek” también fueron parte de la donación realizada por la empresa de transporte aeroespacial. Por si fuera poco, dentro del comunicado interno, el propio Elon Musk hace alución a que el gel que producirán cumplirá con los requerimientos mínimos para que pueda erradicar el virus y que, una vez la producción avance, el mismo será distribuido a todos los centros de salud de la zona en la que sean necesarios.

SpaceX hace nuevas alianzas

Por si fuera poco, esta no se trata de la única actividad en la que se ha comprometido la empresa. Recientemente, se ha aliado con otras compañías desarrolladoras de equipos médicos como Medtronic para trabajar en la construcción de respiradores.

En un reciente tuit, Musk había comentado que su empresa se dedicaría a fabricarlos si notaba que había escasez. Ahora, cuando la misma es evidente, el CEO de SpaceX ha hecho honor a su palabra y ha comenzado los procesos para la fabricación de estas máquinas de soporte de respiración artificial.

Por los momentos, no se sabe cuál será el monto de las mismas que la empresa planea crear. Sin embargo, sí se sabe que se distribuirán con el mismo criterio que los otros equipos, es decir, estas irán a todo lugar en el que las puedan necesitar, simplemente basados en la demanda.

¿De dónde ha salido el cambio de actitud de Elon Musk?

Hace pocas semanas, Elon Musk fue el centro de la crítica cuando comentó en un tuit que el “pánico” causado por el coronavirus era “tonto”. Poco después, en un comunicado interno a sus trabajadores reiteró su opinión al decir que era, según las estadísticas, mucho más posible que salieran lastimados por un accidente de auto que por el coronavirus.

Sin embargo, su actitud cambió significativamente una vez los reportes del COVID-19 se manifestaron en California –y dentro de su misma empresa. En uno de los hospitales de California, tanto un empleado de SpaceX como un doctor resultaron positivos en la prueba del coronavirus.

Como consecuencia, otra docena de trabajadores de la empresa han regresado a sus hogares bajo cuarentena debido a la sospecha de que se hayan contagiado. La empresa sigue solicitando a sus trabajadores sanos que sigan acudiendo a las instalaciones. Pero, ahora parece estar más consciente del peligro y de las medidas preventivas que debe tomar para evitarlo.

La escasez de materiales médicos sigue presente

Es claro que la velocidad con la que el coronavirus se manifiesta hace que rápidamente la demanda de equipos acabe con la recién renovada oferta. Como otra ayuda para los sistemas de salud, Tesla, otra de las compañías de Musk, adquirió 1.000 respiradores y los donó a California. Sumado a esto, ha hecho lo propio con más de 50.000 máscaras quirúrgicas N95.

Por lo que parece, la compañía espera que la siguiente donación sea de su propia manufactura. En la misma línea de acción de SpaceX y Tesla, otros grandes de la tecnología como Apple, Google e incluso Facebook también han estado encausando sus esfuerzos a combatir esta escasez de equipos médicos.