Las calles cada vez más vacías hacen que los conductores de Uber y Lyft tengan menos oportunidades de trabajar.

El coronavirus ha impactado en muchos más aspectos de nuestras vidas de los que originalmente podríamos haber imaginado. Su alcance ha sido tal que este ya se ha convertido en un factor determinante en el desenvolvimiento del mercado en lo que resta del 2020 y, seguramente, de inicios del 2021.

En esta oportunidad, otra de las áreas que se ha visto gravemente afectada por el virus ha llamado nuestra atención, esta es el sector de transporte independiente y viajes compartidos. A medida que más y más personas optan por permanecer en sus hogares (ya sea por iniciativa propia o de forma obligatoria) la cantidad de usuarios de servicios como los de Uber y Lyft disminuye notoriamente.

Cada vez se hace más difícil llegar a fin de mes

Con esta repentina paralización del movimiento en algunas de las ciudades más activas de los Estados Unidos, los conductores de Uber y Lyft ven la diferencia en las ganancias reportadas. Semanalmente, un conductor ocupado podría reportar más de 1.000 dólares de ganancia tras su trabajo.

Ahora, en medio de la crisis, estas cifras se han reducido significativamente, llegando a ser tan solo 300 dólares el monto reportado de ganancias semanales. Por si fuera poco, con el avance de la pandemia, las cuarentenas no parecen tener intensiones de terminar pronto. Debido a lo cual, la cantidad de clientela que pueden atender los conductores tiene una tendencia sostenida a reducirse con el tiempo. Lo que, a su vez, hará que sus ingresos sean cada vez menores.

La crisis laboral de los conductores

En medio de toda esta entropía, surge otro problema fundamental. A los ojos de la ley, los conductores asociados a estas apps no son vistos como empleados propiamente, sino como trabajadores independientes.

Por ello, en momentos de crisis como estos, los mismos no están sujetos a las mismas garantías y protecciones sociales de las que gozan los empleados. Esto se traduce en no tener derecho a las compensaciones monetarias que el gobierno estadounidense les ha asegurado a los empleados de empresas que han tenido que detener sus actividades, como un medio para que no vean su estabilidad económica mancillada.

Uber y Lyft han tomado acciones

Como una respuesta rápida de Uber ante esta situación, la empresa se ha encargado de liberar un comunicado en el que solicita a la misma Casa Blanca que tome en cuenta la situación de sus trabajadores. Individualmente se han tenido iniciativas, sin embargo, es necesario que surja una medida que abarque todo el territorio.

OMS: “Suministros de respuesta al coronavirus se agotan rápidamente”

De este modo, los conductores de todo el país podrían gozar de una seguridad que hasta ahora les ha sido negada. El comunicado de Dara Khosrowshahi, el CEO de Uber, no solo abarcaba a sus propios empleados, sino que extendía su petición para que incluyera a todos los trabajadores independientes y repartidores que se encontraban en la misma situación que sus conductores.

Por su parte, Lyft también ha estado intentando hacer lo propio con peticiones similares en el pasado, incluso antes de la situación del coronavirus. Sin embargo, hasta la fecha no ha ofrecido una comunicación concreta que exprese sus acciones más recientes a este respecto.

Algunas alternativas para los conductores

Además de manifestar esta intensión, Uber y Lyft también están buscando soluciones a corto plazo para sus trabajadores. Ya que, mientras estos no se consideren legalmente como empleados, no pueden ser beneficiarios de las ayudas e incentivos que está ofreciendo en la actualidad el gobierno para ayudar a la sociedad a soportar la crisis.

Por su lado, Uber está usando otros servicios propios como Uber Eats para dar a los conductores un trabajo temporal. Este se basa en que actúen como repartidores de la empresa mientras la crisis pasa. Con este sistema, ofrece una ganancia por hora de 15 dólares. Ello no llega a lo que en promedio harían en circunstancias normales. Pero, supera sus ganancias reportadas al tratar de trabajar por su cuenta en medio de la pandemia.

Con la misma intensión de ayudar, Lyft ha ofrecido a sus conductores algunas opciones más variadas. Los mismos pueden optar por trabajos de transporte de trabajadores pertenecientes a sectores vitales o como repartidores de alimentos, equipos o medicinas que se requieran en las diferentes instalaciones de salud de la ciudad.

Esta última empresa se ha comprometido a notificar semanalmente a sus conductores sobre las oportunidades de este estilo que encuentre la empresa a través de un correo. De este modo, de estar interesados, los trabajadores solo necesitan establecer el contacto y ponerse manos a la obra.

Más en TekCrispy