Millones de personas en todo el mundo toman una dosis baja de aspirina diariamente para ayudar a prevenir problemas cardíacos, pero los resultados de un reciente estudio sugieren que esta protección puede no extenderse a la demencia.

Aunque los efectos antiinflamatorios de la aspirina se han promocionado como un coadyuvante contra deterioro cognitivo, principalmente los problemas de pensamiento y memoria asociados al Alzheimer y otras demencias, un gran ensayo aleatorio encontró que la aspirina no retrasa ni previene el deterioro mental.

Así es como la enfermedad celiaca puede afectar el cerebro

No es el caso

El deterioro cognitivo relacionado con la edad afecta a aproximadamente el 5 por ciento de las personas mayores de 65 años en el mundo, y aproximadamente la mitad de los afectados tienen pérdida de memoria.

Debido a que la demencia es un problema importante de salud pública, el intenso esfuerzo internacional se centra en identificar tratamientos que puedan prevenir, o al menos ayudar a retrasar, los problemas de pensamiento y memoria asociados al envejecimiento.

Si bien los hallazgos no fueron lo que los investigadores esperaban, pueden ayudar a guiar pruebas futuras de otras alternativas farmacológicas para prevenir la demencia.

Dado que la aspirina beneficia a las personas con enfermedades cardíacas, se ha pensado, y otros estudios han sugerido, que también podría reducir el riesgo de demencia al disminuir el riesgo de inflamación, prevenir la formación de pequeños coágulos o al evitar el estrechamiento de los vasos sanguíneos en el cerebro.

Pero, desafortunadamente, el amplio estudio realizado por investigadores de la Universidad de Monash, proporciona una fuerte evidencia de que este no es el caso.

Ninguna diferencia

Para llegar a esta conclusión, el equipo investigación recopiló datos de más de 19.000 personas de 70 años o más que no tenían demencia o enfermedad cardíaca. A todos se les realizaron pruebas de pensamiento y memoria al principio y durante los casi cinco años de duración del estudio.

La mitad de los participantes recibió dosis bajas de aspirina, mientras que el resto recibió un placebo inactivo. Durante el período de estudio, 575 participantes (3 %) desarrollaron demencia.

Los investigadores no encontraron diferencias en el riesgo de deterioro cognitivo leve, demencia o enfermedad de Alzheimer entre las personas que tomaron aspirina y las que no. Tampoco hubo ninguna diferencia entre los dos grupos en la tasa de deterioro mental.

El deterioro cognitivo relacionado con la edad afecta alrededor del 5 por ciento de las personas mayores de 65 años en el mundo.

En referencia a los resultados del ensayo, la doctora Joanne Ryan, investigadora afiliada a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Monash y autora principal del estudio, comentó:

“Aunque estos resultados son decepcionantes, es posible que la duración de poco menos de cinco años de nuestro estudio no haya sido suficiente para mostrar los posibles beneficios de la aspirina, por lo que seguiremos examinando sus posibles efectos a largo plazo mediante el seguimiento de los participantes del estudio en los próximos años”.

Este gen asociado al Alzheimer causa demencia a pacientes con Parkinson

Si bien los hallazgos no fueron lo que los investigadores esperaban, pueden ayudar a guiar pruebas futuras de otras drogas para prevenir la demencia.

Se estima que en todo el mundo hay unos 50 millones de personas que padecen algún tipo de demencia, cifra que se espera que aumente significativamente en las próximas décadas, por lo que la comunidad científica está ansiosa por encontrar un tratamiento de bajo costo que pueda reducir el riesgo a desarrollarla.

Referencia: Randomized placebo-controlled trial of the effects of aspirin on dementia and cognitive decline. Neurology, 2020. https://doi.org/10.1212/wnl.0000000000009277

Más en TekCrispy