Los dientes son herramientas fundamentales para nuestro organismo. Gracias a ellos tenemos la posibilidad de ingerir todos los tipos de alimentos que nuestro cuerpo es capaz de procesar.

Por lo general, además de los cuidados básicos que aprendemos a tener con ellos, no es mucha la atención que les prestamos. Después de todo, estamos acostumbrados a sentirlos como elementos estáticos de nuestro organismo –siendo solo una excepción el momento en el que hacemos la muda de los mismos cuando somos niños.

La pandemia podría flexibilizar las modalidades de trabajo a largo plazo

Luego de ese evento, nuestro interés en estos disminuye significativamente, llegando a solo lo básico. Ahora, esta reciente investigación publicada en la revista virtual Live Science podría abrir paso a un nuevo foco que traerá la luz del interés –al menos de la ciencia– de vuelta a estas vitales estructuras óseas.

Los “anillos de los dientes” un archivo de vida

El estudio tuvo como principal foco de atención el cemento de los dientes. Es decir, se especializaron en investigar la estructura y composición de la capa ósea que se forma justo alrededor del núcleo del diente, donde se encuentran los nervios.

Lo primero que notaron con respecto al cemento es que este no se trataba de una misma capa homogénea. De hecho, a nivel microcelular, el mismo estaba dividido en capas que podrían hacer un paralelismo con los anillos de un árbol.

Herramientas basadas en AI y machine learning pueden ayudar a salvar vidas

Al parecer, el cemento está constantemente formando nuevas capas, pero, las mismas varían en su composición según el estado del organismo –o, por lo menos, esta es la hipótesis que manejaban los científicos al comenzar la investigación. Para poder hacer su análisis, se valieron de 50 muestras distintas de dientes humanos pertenecientes a individuos de entre 25 y 69 años que tenían historiales de vida y acontecimientos médicos completos y detallados –además de pertenecer todos a un entorno rural común.

Cada capa puede corresponder a un evento significativo para nuestro organismo

Luego de visitar cada una de las muestras, se trató de trazar un patrón entre la forma, ubicación y composición de los anillos de los dientes con los registros médicos y de vida conocidos de los sujetos.

En efecto, fue casi una labor de unir los puntos para los científicos, pero, al final, quedó claro que los mismos encajaban perfectamente. Gracias a esto, también fueron capaces de ver qué tipo de eventos podrían ocasionar que el organismo los registre permanentemente y cuáles pueden pasar desapercibidos.

En el panel C de esta muestra, en el cemento, se ven dos “anillos” más oscuros distintos que corresponden a dos eventos reproductivos. El diente de la muestra perteneció a una mujer de 35 años que tuvo dos hijos, uno a los 19 y otro a los 24 años. / Crédito: Paola Cerrito.

En las mujeres, grandes eventos como el parto o la menopausia indudablemente dejaron una marca en el historial de vida grabado en los dientes. Asimismo, tanto hombres como mujeres tuvieron procesos de enfermedades graves marcados en su dentadura.

Sumado a ello, no solo los elementos biológicos son capaces de impactar en el “registro” de nuestra vida que llevan los dientes. De hecho, factores estresores psicológicos también pueden afectar, como, por ejemplo, el experimentar periodos de encarcelamiento o una reubicación brusca.

Las implicaciones de este descubrimiento

Gracias a estos nuevos datos, ha sido posible confirmar que los dientes de hecho no son solo un elemento inerte. Los mismos, a pesar de no hacerlo muy notoriamente, constantemente están creciendo y registrando el paso del tiempo, así como eventos significativos dentro de nuestra vida.

Con una información como esta, la ciencia podría entonces comenzar a estudiar el cemento de los dientes de viejos fósiles para comprender mejor sus estilos de vida. Así, se podría revelar un poco más sobre la historia de nuestros antepasados. A la larga, esta incluso podría ser una herramienta con la que estudiar y comprender más sobre nuestro propio proceso evolutivo.

Referencia:

Parturitions, menopause and other physiological stressors are recorded in dental cementum microstructure: https://doi.org/10.1038/s41598-020-62177-7

Más en TekCrispy