El coronavirus, que apareció por primera vez en China, se ha extendido a 195 países infectando a más de 395.000 personas y ocasionando más de 17.000 fallecimientos. En Estados Unidos, el tercer país más afectado por el brote coronaviral, se han reportado más de 46.000 casos y más de 500 muertes.

En un encuentro en línea, el doctor Mark T. Esper, secretario de Defensa de Estados Unidos, y el general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, abordaron preguntas de miembros de las fuerzas armadas de los Estados Unidos en todo el mundo, dejando saber, entre otros temas, que la nación norteamericana asume que la crisis del coronavirus se extenderá por varios meses.

Medidas de protección

En función de sus impactos en otras naciones, los pronósticos del gobierno predicen que el coronavirus continuará propagándose por los Estados Unidos durante aproximadamente tres meses.

En tal sentido, los altos funcionarios instaron a la comunidad militar estadounidense a prepararse para tomar medidas de protección de la salud, que podrían incluir distanciamiento social y otras medidas de contención posiblemente en los meses de verano.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark A. Milley (en la imagen), señaló que la crisis del coronavirus “podría conducir a caos político en ciertos países”.

El Departamento de Defensa reportó 174 casos entre el personal militar estadounidense el martes (24 de marzo), más del doble de lo que fue el viernes. El Pentágono también reportó 59 casos entre personal civil, 61 casos entre dependientes y 27 casos entre contratistas.

Durante el fin de semana, el Departamento de Defensa confirmó que un contratista, que trabajaba en la Agencia de Cooperación de Seguridad de Defensa, murió el sábado después de dar positivo por el coronavirus. Esta es la primera muerte reportada por el virus dentro del Departamento de Defensa.

Nivel de amenaza

Las declaraciones se produjeron un día después de que el secretario Esper actualizara la condición de protección de la salud (HPCON, por sus siglas en inglés) para el Pentágono, la cual pasó a “Charlie”, el segundo nivel de amenaza para la salud más alto, lo cual implicó el cierre de varias entradas al cuartel general militar de Arlington, Virginia, y la limitación del acceso al edificio casi exclusivamente para aquellas personas, civiles y militares, consideradas esenciales.

Los altos funcionarios señalaron que los empleados del Pentágono que pueden trabajar desde casa deberían estar preparados para hacerlo en el futuro inmediato, e instaron a los supervisores y comandantes a permitir que sus subordinados trabajen a distancia mientras continúa la crisis. Previamente informaron que más del 60 por ciento de la fuerza laboral del Pentágono había estado teletrabajando desde la semana pasada.

En Estados Unidos, el tercer país más afectado por el brote coronaviral, se han reportado más de 46.000 casos y más de 500 muertes. En la imagen, el Pentágono.

Los dos principales funcionarios del Pentágono minimizaron el impacto que el virus podría tener en la preparación para el combate de los militares. Algunos entrenamientos para las tropas han continuado, incluida la mayoría de las capacitaciones y las principales operaciones de preparación de despliegue.

El general Miley indicó que lo que le preocupa son los impactos que el virus podría tener en todo el mundo sobre los espectros económicos y de seguridad, que tienen el potencial de alterar el panorama para el ejército de los Estados Unidos. Al respecto, comentó:

“Las consecuencias de la pandemia están afectando a los países de manera diferente, y depende del nivel de rigor y la solidez de las instalaciones médicas, la viabilidad dentro de cada país. No obstante, en algunos casos, podría conducir a colapsos sociales o al caos político en ciertos países. Tenemos que estar en sintonía con eso”.

Referencia: Milley warns of ‘social breakdowns’ in other countries facing coronavirus; US crisis could last months. Star & Stripes News, 2020. https://bit.ly/2WRvfTd