El miedo al coronavirus se ha vuelto una preocupación común en el mundo. Alrededor del globo, todos hacemos lo que podemos para mantenernos lo más alejados que se pueda de este atacante invisible.

Asimismo, nos mantenemos atentos ante cualquier información que pueda surgir con respecto a modos nuevos de protegernos del SARS-CoV-2. Esto es lo que hacía constantemente la pareja de estadounidenses que se encontraba dentro de los grupos de alto riesgo, por tener ambos más de 60 años.

En la última semana, se levantaron muchos rumores con respecto a la efectividad de la cloroquina, y su derivado, la hidroxicloroquina, para combatir el virus. En efecto, las mismas se encuentran bajo evaluación, pero aún su efectividad no ha sido comprobada. La pareja conocía la primera parte de esta información, pero, definitivamente no conocía la segunda.

Ambos se intoxicaron con fosfato de cloroquina

La cloroquina y su derivado se tratan de medicamentos que han sido aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos desde hace años. Las mismas han demostrado ser efectivas contra la malaria y también contra otras patologías como el lupus.

Sin embargo, esta no es lo mismo que el fosfato de cloroquina. Este otro derivado se trata de un producto que usualmente se utiliza como un químico para peceras que ayuda a que los peces se mantengan sanos.

Según sus propias declaraciones, ambos habían tenido un pez koi y aún conservaban el compuesto. Días después de escuchar ciertas declaraciones de Trump sobre la efectividad de este medicamento, ambos se toparon con el mismo y, al reconocer la cloroquina, decidieron tomar una dosis.

Como lo hemos mencionado, los dos, por su edad se encontraban en el grupo de personas en alto riesgo. Por lo que, tomaron la decisión como un intento por estar más seguros y más protegidos contra el virus.

La pareja terminó en el hospital

Por supuesto, las cosas no salieron como lo planeado. La pareja diluyó una pequeña dosis del fosfato de cloroquina en agua y lo ingirió. A la media hora ambos presentaban síntomas de malestar, náuseas e incluso dificultad para respirar.

Rápidamente llamaron al 911 y, apenas la ayuda llegó, ambos fueron transferidos al hospital más cercano. Tras llegar al mismo, el esposo tuvo un paro cardiaco que terminó con su vida y la esposa ingreso a cuidados intensivos.

Ahora, la misma se ha estabilizado y tiene esperanzas de recuperarse. Sin embargo, su vida claramente ya no será la misma.

Las declaraciones de Trump causaron conmoción

Este triste acontecimiento no se trata de un evento aislado que se haya dado en los Estados Unidos. De hecho, toda esta situación se desencadenó por las antes mencionadas declaraciones que dio el presidente Donald Trump este 19 de marzo.

'Cinema Paradiso' vuelve al cine para celebrar la reapertura de las salas

Efectivamente, este se encargó de dar a conocer al mundo que la cloroquina y la hidroxicloroquina estaban en pruebas para ver si podían ser efectivas contra el COVID-19. Asimismo, aseveró que, hasta ahora los resultados habían sido prometedores y que, de todo salir bien, sería muy fácil hacer que el medicamento estuviera dispuesto para todos.

Sumado a ello, agregó que, si no salía como se esperaba, como se conocía el compuesto, se sabía que “al menos nadie moriría por eso”. La seguridad con la que habló de esta posible “cura” originó compras desenfrenadas del compuesto en todo el país.

La FDA aclara

Como consecuencia de todo el revuelo que se presentó, la propia FDA se vio en la necesidad de liberar una aclaratoria casi inmediatamente después de las declaraciones de Trump. En la misma avalan que las pruebas están en camino y que parecen ofrecer buenos resultados.

Sin embargo, hacen énfasis en que aún no hay ninguna prueba concluyente y que, por ahora, no se puede ver a estos compuestos como una cura o un elemento que prevenga el contagio del coronavirus.

Nunca debemos automedicarnos

Lo que le ha ocurrido a esta pareja es otro ejemplo de lo que puede pasar cuando la desinformación y el miedo se confabulan para hacernos actuar. Cabe destacar que, el fosfato de cloroquina no es lo mismo que el medicamento de cloroquina, por lo que, las consecuencias fatales de en esta ocasión se debieron a que esta sustancia particular era verdaderamente tóxica.

Sin embargo, bajo ninguna circusntancia deberíamos pensar en la automedicación como una solución, sobre todo con una enfermedad como el actual COVID-19, del que aún sabemos tan poco.

Habría también que decir que la propia cloroquina puede causar su propio set de efectos secundarios como nauseas, dolor de cabeza o de estómago, vómitos e incluso a veces picazón en la piel. Todos estas son reacciones que se han avalado por el CDC( Centers for Disease Control and Prevention).

Sin embargo, son datos que tampoco se mencionaron en el discurso de Trump. Por ello, antes de tomar una acción como esta, valdría la pena escuchar el consejo que la mujer le ha dado al mundo en sus declaraciones a la cadena NBC News: “Sean cuidadosos y llamen a su doctor”.

Más en TekCrispy