De acuerdo los resultados de un reciente estudio, las restricciones de viaje, la cuarentena de personas sanas que han estado en contacto con personas infectadas o que tienen un alto riesgo de enfermarse, y el aislamiento de personas con infección (ya sea sintomática o no), intervenciones implementadas por muchas comunidades, pueden estar reduciendo las muertes y ser claves para el control de la pandemia del coronavirus.

Los hallazgos, descritos en un estudio preliminar realizado por investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Duke, indican que la estrategia de contención funciona y podría ayudarnos a controlar la trasmisión del brote coronaviral.

Tendencia de mortalidad atenuada

Si bien la propagación de un virus con frecuencia se representa con un crecimiento exponencial y luego decae a medida que la población se vuelve inmune, el estudio sugiere que en China, los esfuerzos de contención atenuaron el aumento exponencial de alta velocidad de las muertes por COVID-19 en una propagación mejor representada por lo que se conoce como ley de potencia.

Los viajes son el principal vector de transmisión de infecciones a nivel mundial, por lo que las medidas de control fronterizo, han tenido un efecto positivo en la contención del brote.

La ecuación de la ley de potencia sugiere que el nuevo coronavirus, conocido como SARS-CoV-2, se propagó en China a través de un patrón fractal, o un patrón que se repite a escalas cada vez más pequeñas, como las hojas compuestas de helechos o las ramas de un árbol.

En el estudio, los investigadores encontraron que en efecto, el virus disminuyó su propagación dentro de las áreas donde se tomaron medidas de distanciamiento social. Estos incluyen cuarentenas, cierres de escuelas, restaurantes y tiendas, cancelación de eventos y restricciones para salir de casa.

Medidas difíciles, pero efectivas

El virus aún puede saltar a comunidades que no tienen estas medidas establecidas, pero con cada ubicación que implementa rápidamente medidas de contención, la propagación en cada nueva área es menor.

En las últimas semanas, producto de estas medidas de contención, las muertes en China se han reducido considerablemente, y los pacientes recuperados ahora superan en número a los casos activos en casi dos a uno.

Un reciente estudio encontró que las medidas de contención implementadas en China han tenido un efecto positivo en el control de la propagación del coronavirus.

Sin embargo, al equipo le preocupa que las muertes de COVID-19 en el resto del mundo actualmente sigan registrando una curva exponencial. Eso se debe, explican los autores, a que en la mayor parte del mundo, el número de casos diarios no ha alcanzado su punto máximo, por lo que lamentablemente se espera que se registren más muertes.

En referencia a estas observaciones, la investigadora Anna L. Ziff, académica en el Departamento de Economía de la Universidad de Duke y coautora del estudio, puntualizó:

“Se requiere de más estudios para comprender las diferentes tendencias en los recuentos de muertes, pero los resultados de nuestra investigación subrayan la importancia de la orientación de salud pública y el seguimiento de esas directrices”.

Si bien el equipo reconoce que su estudio depende de la precisión de los datos proporcionados por China, creen que la ecuación de la ley de potencia es un motivo de optimismo, y señalan que debería ser posible detener el virus con rápida identificación y la implementación de medidas de contención.

Referencia: Fractal kinetics of COVID-19 pandemic. MedRxiv, 2020. https://doi.org/10.1101/2020.02.16.20023820