La extensión de la pandemia sigue mostrando una preocupante tendencia al alza. La enfermedad coronaviral COVID-19 ha sobrepasado los 350.000 casos de contagio y más de 15.000 muertes a nivel global.

Como el virus es tan nuevo, actualmente no se dispone de vacunas o tratamientos aprobados para combatir su propagación. En consecuencia, sistemas de salud y compañías de biotecnología de muchas partes del mundo realizan grandes esfuerzos en procura de una respuesta farmacológica que permita revertir la tendencia.

Evaluar la efectividad y seguridad

En este sentido, en Estados Unidos se dio inicio a pruebas preliminares para evaluar un candidato a vacuna para el coronavirus. Del mismo modo, China avanza en ese camino y se prepara para evaluar una opción de inmunización con el mismo fin: contar con una vacuna para COVID-19.

También hay muchos esfuerzos para reutilizar medicamentos antivirales aprobados para tratar COVID-19. Esto tiene la ventaja de que la seguridad del medicamento ya se conoce y podría llegar al mercado más rápido.

Con el ensayo, los investigadores evaluaran la eficacia y seguridad de cuatro potenciales tratamientos que podrían ser eficaces contra la enfermedad coronaviral.

En Europa, que después de China es la región más afectada por el brote, no están de brazos cruzados y recientemente se informó el inicio de un importante ensayo clínico destinado a evaluar la efectividad y seguridad de cuatro posibles tratamientos experimentales que, a la luz de la información científica más reciente, podrían ser eficaces contra COVID-19.

Moléculas antivirales

Para el ensayo, llamado Discovery, los investigadores analizaron los datos de la literatura científica sobre los coronavirus SARS y MERS y las primeras publicaciones sobre el SARS-CoV-2 con el fin de obtener una lista de moléculas antivirales para ser probadas: remdesivir, lopinavir y ritonavir, este último administrado en combinación, con o sin interferón beta e hidroxicloroquina.

Esta última molécula es el componente fundamental de Plaquenil, un medicamento antipalúdico que actualmente se encuentra en el mercado y se usa para tratar el lupus y la artritis reumatoide.

Dado que no se dispone de vacunas o tratamientos, investigadores de todo el mundo realizan grandes esfuerzos en procura de una respuesta farmacológica para combatir la pandemia.

El ensayo tiene previsto incluir 3.200 pacientes europeos de Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, los Países Bajos, España, Suecia y el Reino Unido. En Francia, punto de partida de la prueba, al menos 800 pacientes hospitalizados con COVID-19 serán reclutados en los departamentos de medicina convencional o en cuidados intensivos.

Aunque la asignación de pacientes a las diversas modalidades de tratamiento será aleatoria, los pacientes y los médicos sabrán qué tratamiento están utilizando (esto se denomina prueba abierta). El análisis de la eficacia y seguridad del tratamiento se evaluará 15 días después de la inclusión de cada paciente.

Los medicamentos antivirales son difíciles de desarrollar porque, a diferencia de las bacterias, los virus se esconden en nuestras propias células. Esto significa que es más probable que los medicamentos para detener los virus afecten nuestras células y causen efectos secundarios.

Referencia: Launch of a European clinical trial against COVID-19. Inserm Press Room, 2020. https://bit.ly/3aeQJx5