Recientemente se dio a conocer que las personas con sangre tipo A parecen ser más vulnerables al COVID-19, mientras que aquellas cuya sangre es tipo O parecen ser un poco más resistentes. Estos factores de riesgo se suman a los ya identificados hasta ahora: ser de edad avanzada y padecer enfermedades crónicas graves como diabetes, hipertensión, enfermedad cardíaca, debilidad pulmonar, entre otros.

Las condiciones mencionadas aumentan el riesgo de que, de enfermar a causa del SARS-CoV-2, que causa COVID-19, se presenten complicaciones graves, que muchas veces pueden significar la muerte. Sin embargo, también hay una preocupación latente en torno a los pacientes de cáncer.

Aún no está claro cómo influye el cáncer en el COVID-19

El Dr. Rafael Fonseca, hematólogo y director ejecutivo interino del Centro de Cáncer de Mayo Clinic, explica que, en teoría, los pacientes con cáncer pueden tener un mayor riesgo de infección con el nuevo coronavirus y experimentar síntomas más graves. Esto debido a que el tratamiento para el cáncer suele debilitar el sistema inmunitario de manera significativa, “sin embargo, tenemos información muy limitada en este momento”, aclara el especialista.

“Por lo que sabemos, la infección con COVID-19 parece ser más difícil, más agresiva y con peores resultados en personas que, en general, no se encuentran bien y están en edad avanzada. Y lo que estamos viendo es que esto es predominantemente en personas mayores machos que hemos visto el efecto”.

Fonseca explica que cáncer es un término muy amplio que puede abarcar diferentes fases de un tipo específico de enfermedad: personas en las que se encuentra avanzada, personas que se han sometido a un tratamiento inmunosupresor, etc. Y cada uno de ellos necesitará un enfoque específico dependiendo de dichas condiciones en caso de estar contagiado con COVID-19.

En cuanto a los tratamientos que debilitan el sistema inmunitario, estos también son variados: algunos “reducen un cierto tipo de glóbulos blancos crean lo que llamamos mielosupresión, es decir, los neutrófilos están disminuidos”, lo cual puede afectar la forma en que se combaten las infecciones bacterianas.

Mientras que otros tratamientos pueden afectar más la cantidad de linfocitos y, por consiguiente, la respuesta del sistema inmunitario. “Entonces, tal vez eso sea más importante para los virus, pero todo esto es especulativo porque realmente no tenemos información en este momento”.

La recomendación es la misma para los pacientes con cáncer

Los médicos aún no han podido determinar el efecto que tiene la presencia conjunta de ambas enfermedades. En vista de ello, y a fin de apoyar las estrategias aplicadas a nivel mundial para lograr la supresión de la pandemia, la recomendación es que los pacientes con cáncer sean lo más prudentes y cautelosos para evitar el contagio con el SARS-CoV-2.

“No entendemos completamente las implicaciones de tener cáncer y estar infectado con SARS-CoV-2, pero lo que les estamos diciendo a los pacientes, a medida que recibimos estas preguntas, es que hasta que sepamos más, es prudente que sean más cauteloso y, con suerte, a través de esos comportamientos, evite que se infecten, así que tenga mucho cuidado con respecto al saneamiento de sus manos, la buena práctica de distanciamiento social que todos hemos visto en las noticias, y ciertamente trate de evitar la exposición a las personas con potencial de estar enfermas”.

En medio de esta pandemia, también es importante que los pacientes con esta enfermedad mantengan contacto con su proveedor de atención médica para preguntar por la posibilidad de obtener medicamentos suficientes en caso de que el distanciamiento social se mantenga durante más tiempo.

Referencia:

COVID-19: What patients with cancer should know. https://medicalxpress.com/news/2020-03-covid-patients-cancer.html