Los resultados de un estudio retrospectivo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Nueva York, muestran que la introducción y aprobación de nuevos tratamientos para el melanoma metastásico ha llevado a una disminución significativa de la mortalidad de la población en los últimos años.

Los investigadores describieron la baja de la tasa de mortalidad, la cual presentó una tendencia al alza por más de dos décadas, como un avance sin precedentes en la medicina contra el cáncer.

Impacto evaluado

El propósito del estudio se enfocó en determinar si los nuevos tratamientos, seis de los cuales fueron aprobados entre 2011 y 2014, tuvieron un impacto en la tasa de mortalidad a nivel de la población.

Desde 2011 la FDA ha aprobado 10 nuevos tratamientos para el tratamiento del melanoma metastásico.

 

Para ello, el equipo de investigación analizó la incidencia y mortalidad del melanoma registrada por Instituto Nacional del Cáncer y por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en el periodo 1986 a 2016. En total, la muestra analizada incluyó a un millón de sujetos de raza blanca, el segmento demográfico más afectado por el melanoma.

El análisis de los datos mostró que, entre 1986 y 2016, las tasas de incidencia de melanoma entre los sujetos mayores de 20 años aumentaron en 108 por ciento; entre los mayores de 50 años se registró un incremento del 178 por ciento para los hombres y 142 por ciento para mujeres.

Introducción de nuevos tratamientos

Los investigadores informaron un aumento del 7,5 por ciento en las tasas de mortalidad general entre 1986 y 2013, a pesar de las disminuciones graduales observadas para muchos otros tipos de cáncer, siendo los hombres mayores los más propensos a morir de la enfermedad.

El estudio muestra que la introducción y aprobación de nuevos tratamientos para el melanoma metastásico ha llevado a una disminución significativa de la mortalidad.

Desde 2011, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado 10 nuevos tratamientos para el melanoma metastásico, incluyendo dos grandes grupos de medicamentos: los que se dirigen al gen BRAF, que se altera en alrededor del 50 por ciento de las personas con melanoma, y los dirigidos al punto de control inmunitario, que evitan que los crecimientos tumorales engañen al sistema inmunitario.

Los investigadores observaron que entre 2013 y 2016, la mortalidad general disminuyó en un 17,9 por ciento. Esto incluyó fuertes caídas entre los hombres de 50 años o más a partir de 2014, lo que sugiere una asociación de la disminución de las tasas de mortalidad por melanoma con la introducción de los nuevos tratamientos.

Los tratamientos más recientes, explican los autores del estudio, son aún más confiables, sin embargo, advierten que la detección temprana es vital, y resaltan que evitar la exposición directa a la luz UV y buscar atención rápidamente ante un cambio sospechoso en el aspecto de la piel, es fundamental para minimizar el riesgo de desarrollar un melanoma metastásico.

Referencia: New Systematic Therapies and Trends in Cutaneous Melanoma Deaths Among US Whites, 1986–2016. American Journal of Public Health, 2020. https://doi.org/10.2105/ajph.2020.305567