Cuando hablamos de microplásticos, por lo general pensamos en trozos grandes de plásticos arrastrados por las aguas, chocando contra las rocas y rompiéndose en fragmentos mucho más pequeños que, a pesar de pasar desapercibidos a simple vista, sigue en el océano.

Sin embargo, esta no es la única forma en que pueden formarse. Según un estudio publicado en la revista Scientific Reports, con solo abrir empaques de plástico, como bolsas y botella, se pueden generar microplásticos durante las tareas diarias. Y a pesar de pequeñas, la suma de esta actividad realizada por muchas personas diariamente puede tener un impacto importante en el problema e la contaminación.

De 10 a 30 nanogramos de microplásticos

Cheng Fang y sus colegas se encargaron de monitorear la generación de microplásticos durante la realización de tareas diarias como rasgar empaques de chocolate, cortar cintas de sellado de diferentes productos y retirar las tapas de las botellas de plástico.

Aplicando pruebas químicas y microscopía, los investigadores confirmaron que se generaron diferentes formas y tamaños de microplásticos durante el desgarro o corte de los empaques y envases, los cuales incluían fibras, fragmentos o triángulos, con tamaños que iban desde nanómetros hasta milímetros.

Los investigadores determinaron que de 300 centímetros de plástico rasgados o torcidos se pueden generar de 10 a 30 nanogramos de microplásticos, dependiendo de cómo se hagan los movimientos y de las características del material, como la rigidez, el grosor o la densidad.

En general, se pensaba que la contribución más significativa de generación de estas pequeñas partículas de material correspondía a las actividades industriales, como las productoras de exfoliantes cosméticos, así como de la ya mencionada descomposición de los artículos de plástico más grandes.

Estos hallazgos confirman que las actividades cotidianas que involucran rasgar, retorcer y cortar envases de plástico también constituyen fuentes adicionales de microplásticos. Sin embargo, aún queda pendiente investigar su riesgo, posible toxicidad y demás efectos.

Referencia:

Microplastics generated when opening plastic packaging. https://nature.com/articles/s41598-020-61146-4