El final del 2019 estuvo marcado por las sospechas de la reaparición del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), cuando varias personas que habían visitado el mercado de Huanan, en Wuhan, una ciudad china con más de 11 millones de habitantes, experimentaron un “diagnóstico inexplicable de neumonía viral”.

El día de hoy se han descartado las sospechas de SARS-CoV y se ha confirmado que se trata de un nuevo coronavirus que ya ha sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). ¿Qué es lo que sabemos sobre este nuevo patógeno hasta ahora?

¿Qué es el COVID-19?

Como informamos en un artículo previo, COVID-19 es el nombre asignado por la OMS a una enfermedad causada por el coronavirus descubierto más recientemente, el cual fue denominado SARS-CoV-2.

¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

En nuestro primer artículo sobre los síntomas, indicamos que estos son bastante similares a los de la neumonía: fiebre, cansancio y tos seca, aunque algunos pacientes también pueden presentar congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta, dolores generales o diarrea.

En su sitio web, la OMS aclara que estos aparecen de manera gradual, y que incluso hay pacientes que no desarrollar ningún síntoma ni malestar a pesar de estar infectados.

¿En qué se diferencia de una gripe común?

El COVID-19 ha sido muy comparado con la gripe común, pero ciertamente existen diferencias importantes entre ambas afecciones, las cuales radican principalmente en su duración: los síntomas de la gripe no deberían superar los dos o tres días, mientras que el COVID-19 puede durar unos cinco días, como indicamos en un artículo previo.

De hecho, algunos síntomas como la dificultad para respirar y la tos pueden durar incluso días después de que los pacientes han perdido la capacidad de contagiar a otros.

¿Qué tan mortífero es este coronavirus?

Cuando se da a conocer una nueva enfermedad, y sobre todo cuando esta llega a los niveles de pandemia, una de las principales preocupaciones es si puede causar la muerte y qué poblaciones son más vulnerables de ello.

El SARS-CoV-2 demostró tasas de mortalidad mucho más bajas que el SARS-CoV que causó brotes en el pasado. La OMS indica que alrededor del 80 por ciento de las personas se recupera de la enfermedad sin necesidad de recibir un tratamiento especial.

Apenas una de cada seis personas que la contraen desarrolla síntomas graves y dificultad para respirar, y cerca del 2 por ciento de las personas que han contraído la enfermedad han muerto, en su mayoría por presentar otras enfermedades también.

También citamos un estudio detallado que presentaba los factores de riesgo de letalidad en torno a esta enfermedad. Entre ellos, ser de la tercera edad, y padecer enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la diabetes, problemas de coagulación, entre otros.

¿Cómo evito el contagio?

Coronavirus, Distancias, Distancia, Manos, Metro
La mejor forma de prevenir el contagio con COVID-19 es el distanciamiento social.

Este es uno de los aspectos más discutidos y difundidos en las redes sociales. Para evitar el colapso de los sistemas de salud y garantizar que los infectados reciban una atención médica adecuada, lo mejor es minimizar al máximo el ritmo de la propagación.

La OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan lavarse las manos de manera frecuente con agua y jabón durante 20 segundos. Cuando no haya disponibilidad de dichos recursos, entonces puede usarse un gel antibacterial a base de alcohol al 60 por ciento.

Aunado a ello, la población general está en la obligación de aplicar medidas de distanciamiento social, evitando salir a la calle y las reuniones masivas, sobre todo en el caso de las personas de tercera edad.

El uso de tapabocas o mascarillas se ha extendido bastante también para salir de casa, pero en vista de la escasez que ha causado la compra masiva de los mismos a nivel mundial, las autoridades han establecido prioridad para las personas ya enfermas o con síntomas sospechosos de COVID-19.

¿Qué debo hacer si me contagio de COVID-19?

Cuando una persona sospecha que tiene COVID-19 porque presenta síntomas que coinciden con los descritos anteriormente y ha estado en zonas de riesgo, existe un protocolo que seguir. El primero es mantener la distancia y el contacto con otras personas, e informar a las autoridades respectivas sobre la sospecha para que estas puedan proceder a realizarse la prueba diagnóstica.

De resultar positivo el diagnóstico, lo siguiente será el aislamiento, cuyo lugar dependerá de la gravedad de los síntomas. Si el nuevo paciente experimenta síntomas leves de COVID-19, puede hacer cuarentena desde casa, pero si los síntomas son graves, entonces deberá hospitalizarse.

¿Puede mi mascota contagiarse?

En efecto. A pesar de que en un principio se pensó que las mascotas no podían contraer el SARS-CoV-2, reportes recientes han corroborado que sí. El primer caso fue un perro en Hong Kong que pertenecía a una mujer enferma de COVID-19.

Sin embargo, se ha aclarado que a pesar de que pueden enfermarse, las mascotas no pueden transmitir el coronavirus. Por el momento, las autoridades recomiendan también las personas infectadas mantengan sus hábitos de higiene antes de entrar en contacto con ellas.

¿Están los niños y las embarazas en peligro?

Hasta ahora, los niños son los que están en menor riesgo en caso de contagiarse el COVID-19. Los datos recolectados hasta ahora demuestran que estos solo experimentan síntomas muy leves y que se recuperan más rápidamente en comparación con los adultos.

Semanas atrás presentamos algunas teorías de especialistas que intentan explicar este fenómeno, varias de las cuales lo atribuyen a un mejor estado de salud en comparación con las personas mayores.

Y a pesar de que ciertamente hay enfermedades en la madre que pueden afectar el desarrollo de un feto en su vientre, actualmente no existe evidencia que sugiera que una mujer infectada con COVID-19 pueda transmitir la enfermedad a su hijo. Sin embargo, la muestra actual aún es bastante limitada.