Como indicamos días atrás, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump declaró al país en estado de emergencia para poder luchar contra el COVID-10 de manera eficiente, tras la expansión significativa de los casos dentro de su territorio.

Varios hospitales estadounidenses han puesto en marcha acciones para abordar la situación, como colocar carpas en las afueras de sus instalaciones para recibir a posibles casos de infección y proceder con las pruebas pertinentes rápidamente.

Asimismo, varios especialistas han señalado que lo más probable es que los casos sigan aumentando y que las camillas y la atención médica actual resulte insuficiente, una situación para la cual deben estar preparados.

En vista de ello, además de tiendas de atención fuera de los hospitales, se ha estado implementando una forma de trabajo muy popularizada en los últimos años. Para contener el nuevo coronavirus, los médicos también están ofreciendo atención de manera remota.

¿Qué es la telemedicina?

Se trata de una modalidad de trabajo que aprovecha la tecnología para atender a pacientes con afecciones que no son de emergencia desde sus hogares sin necesidad de desplazarse a un centro de salud. Las personas simplemente pueden usar su dispositivo para programar una “visita virtual” con un médico, de modo que este pueda evaluar sus síntomas y emitir los consejos y recetas para su tratamiento.

Las instalaciones del Jefferson Healthen Filadelfia llevan un tiempo implementando esta modalidad, y tal como indica dijo el Dr. Judd Hollander, un médico de medicina de emergencia de la institución, este es un buen momento para implementarlos a gran escala. “En este momento, cuando las personas deberían evitar las multitudes siempre que sea posible, la telemedicina podría desempeñar un papel fundamental”, dijo.

Telemedicina contra el COVID-19

Hollander informa que el momento en el que se disparan las consultas remotas en el sistema del Jefferson Health por lo general corresponde con la temporada de gripe. Sin embargo, “el mundo entero ha cambiado en el último mes”.

Desde la semana pasada, el número de visitas de telemedicina se ha cuadruplicado, por lo que el programa se ha estado capacitando rápidamente con proveedores adicionales para poder satisfacer la demanda.

Pero esta modalidad también es ventajosa si consideramos que permite mantener al personal del hospital potencialmente enfermo lejos de los pacientes. Y es que, como bien sabemos, estos también están muy propensos a contraer el COVID-19 y propagarla sin presentar síntomas.

No todos necesitan telemedicina

Por su parte, el Dr. Rahul Sharma, médico jefe de emergencias de NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York, un hospital que también ha estado implementado la telemedicina desde hace algún tiempo, enfatiza en que el objetivo es que las personas eviten la sala de emergencias si no se trata de una verdadera emergencia.

Este sistema “no es nuevo pero ahora estamos viendo por qué es tan poderoso y útil”, dijo Sharma. “Queremos que todos estén seguros y minimicen la propagación de enfermedades”.

Pero también aclara que no todos los pacientes deberían tener una consulta de este tipo. Según indica, este servicio está dirigido a personas con problemas como síntomas respiratorios, dolor de cabeza, molestias estomacales, erupciones cutáneas y dolores corporales. Mientras que las personas con dolor torácico intenso o dificultad para respirar necesitan atención de emergencias.

Una forma de aliviar los hospitales

A pesar del nivel de entrega que implica la medicina, muchos médicos comentan que sus amigos y familiares suelen pedir diagnósticos de una enfermedad sin una revisión física ni exámenes previos vía Whatsapp. La atención presencial ha sido una prioridad durante mucho tiempo, sin embargo, la telemedicina no es tan nueva ni rara.

De hecho, Amanda Tosto, oficial de transformación clínica en el Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago, alega que el problema es que muchas personas ignoran que este servicio está disponible en su localidad.

En medio de esta pandemia, la telemedicina parece ser una opción viable para reducir también el contagio entre médicos y pacientes. Y de igual forma, estos pueden hacer seguimiento de la evolución de los afectados de manera remota sin que ello implique romper con el protocolo de distanciamiento ordenado.

Referencia:

‘Telemedicine’ stepping up amid coronavirus spread. https://medicalxpress.com/news/2020-03-telemedicine-coronavirus.html