Cuando el esparcimiento del coronavirus solo era epidemia y el epicentro de la misma se encontraba en Asia –específicamente en China– surgió la preocupación de que las mascotas pudieran ser un agente transmisor de la enfermedad.

Ello se reforzó en el momento en el que se detectó el primer caso positivo de una mascota contagiada con coronavirus en Hong Kong. La dueña del pequeño Pomerania también había contraído la enfermedad y ambos fueron llevados a distintas instalaciones de cuarentena.

¿Tu perro puede contagiarse? Sí

Una atención especial se puso en el can debido a que se trataba de una nueva situación. Sin embargo, tras los exámenes que se realizaron fue posible notar que el contagio perro-humano era mucho menos probable de lo esperado.

En efecto, este pequeño perro dio positivo en las pruebas que se le hicieron para determinar la presencia del coronavirus. Por lo que, quedó determinado que los humanos podían transmitir esta enfermedad a sus mascotas. Afortunadamente, el camino de vuelta para el virus no parece tan sencillo y tampoco parece tener mucha oportunidad de afectar a su anfitrión peludo.

¿Puede enfermarse?

Hasta la fecha, solo se ha podido detectar un caso positivo de esta situación, por lo que, es difícil sacar conclusiones generalizadas. Sin embargo, sí se puede decir que por lo menos en el caso del Pomerania, el can no ha presentado complicaciones de salud.

En efecto, al ser analizado en su organismo fue posible detectar la presencia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. No obstante, lo que no se pudo determinar es si el mismo era o no capaz de multiplicarse dentro del mismo.

Por la falta de la evolución del COVID-19 en el perro al menos apunta a que este proceso no se le facilita tanto al virus. Debido a lo cual, existe la posibilidad de que el mismo en realidad no pueda desarrollarse ni afectar a la criatura.

¿Tu perro puede contagiarte?

Luego de tener esto claro, la pregunta del millón es, ¿tu perro o puede contagiarte? En este artículo de nuestra página ya hemos respondido a esta pregunta gracias a recientes investigaciones que han demostrado que este contagio no es posible.

Ahora, la nueva gran interrogante es, ¿por qué? A través de un nuevo estudio se han podido determinar las causas biológicas por las que ello parece posible. Como lo hemos mencionado, el can no presentó señales de estar sufriendo el COVID-19 a pesar de que en su organismo se detectó el SARS-CoV-2.

La dueña del animal en su momento marcó positivo también para la enfermedad, por lo que, cabe la posibilidad de que el Pomerania solo hubiera lamido una superficie que se encontrara contaminada con el coronavirus, pero que su organismo no lo haya asimilado.

Como consecuencia, el can realmente puede terminar siendo un anfitrión de la enfermedad sin sufrir sus efectos, como lo hemos visto. Ahora, debido a que la misma tampoco es capaz de reproducirse, según lo que se ha podido notar, entonces tampoco puede ser traspasada ya que no puede sobrevivir por demasiado tiempo en el organismo del animal.

Es más probable que te contagie tu vecino

Según la antes mencionada investigación, la transmisión del COVID-19 entre personas es mucho más rápida y posible que una ruta perro-humano. Gracias a los nuevos estudios, se sabe que el coronavirus hace uso de las proteínas  ACE2 y TMPRSS2 de nuestro organismo para ingresar a nuestro organismo y multiplicarse.

En los perros las mismas también se encuentran presentes, motivo por el cual el coronavirus puede entrar a su organismo. Pero, estas no son exactamente iguales a las nuestras, lo que explicaría por qué la enfermedad no puede reproducirse en el cuerpo del animal.

Con ello claro, se nota que los perros no pueden transmitir la enfermedad debido a que no son anfitriones apropiados para la misma. En cualquier caso, sus fluidos, específicamente su saliva, pueden contener trazas del virus, por lo que, para evitar inconvenientes todo lo que se necesita es seguir las instrucciones generales y mantener una buena higiene personal, de la casa y también de nuestras mascotas, de modo que el virus no pueda encontrar espacios idóneos para proliferar.

Referencia:

Human Coronaviruses: Insights into Environmental Resistance and Its Influence on the Development of New Antiseptic Strategies: doi: 10.3390/v4113044