El brote de la nueva enfermedad coronaviral COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2, plantea importantes desafíos a los sistemas de salud de todo el mundo y tiene el potencial de generar consecuencias de gran alcance.

En respuesta, autoridades e investigadores de todo el mundo se encuentran enfocados en comprender este nuevo virus y la fisiopatología de la enfermedad, a fin de descubrir posibles regímenes de tratamiento, descubrir agentes terapéuticos y vacunas eficaces.

¿Más de una vez?

Todavía se desconoce mucho sobre el nuevo coronavirus que ha infectado a más de 180.000 personas en todo el mundo y cobrado la vida a más de 7.000; pero a medida que los países se enfrentan a la creciente amenaza de COVID-19, surge la cuestión de si es posible que los pacientes contraigan el coronavirus más de una vez.

En China continental, epicentro del brote y donde se han producido la mayoría de los casos, ha habido más de 100 reportes de casos de pacientes dados de alta de hospitales, que luego dieron positivo por coronavirus por segunda vez. Se han reportado casos similares en Japón y Corea del Sur.

La opinión generalizada apunta a que una vez que una persona que ha contraído y superado un coronavirus específico, cuenta con inmunidad para esa infección.

Los científicos están de acuerdo en que la reinfección es una explicación poco probable para los pacientes que dan positivo por segunda vez, y señalan la posibilidad de que los errores de prueba y la liberación prematura de pacientes de los hospitales sean las razones más probables de los informes de pacientes que vuelven a dar un resultado positivo para la infección.

Cuando el cuerpo contrae una infección, el sistema inmunitario reconoce la amenaza y combate el virus. Volver a infectarse nuevamente cuando bajo esa situación sería bastante inusual, a menos que el sistema inmunológico no tenga un correcto desempeño.

Faltan datos

Es posible que el coronavirus, al igual que la gripe, pueda mutar, lo que significa que haría que una persona que ya ha contraído el virus sea susceptible de contraerlo por segunda vez, pero hasta ahora no se tiene evidencia genética que sugiera una evolución de este tipo.

Científicos señalan la posibilidad de que los errores de prueba y la liberación prematura de pacientes de los hospitales sean la causa más probable de los reportes de segundas infecciones.

La opinión generalizada apunta a que una vez que una persona que ha contraído y superado un coronavirus específico, cuenta con inmunidad para esa infección, como es el caso con otros coronavirus, como el SARS y el MERS. No obstante, debido a lo novedoso del SARS-CoV-2, aún no se cuenta con suficientes datos para certificar tal afirmación.

Si este fuera el caso, las personas que inicialmente se recuperaron del virus tendrían más probabilidades de recaer, en lugar de reinfectarse. Sin embargo, eso no significa que no sea posible contraer el virus nuevamente, como explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades:

“La respuesta inmune a COVID-19 aún no se comprende. Es poco probable que los pacientes con infección por MERS-CoV se reinfecten poco después de recuperarse, pero aún no se sabe si se observará una protección inmune similar en pacientes con COVID-19”.

Referencias:

Coronavirus infections: Epidemiological, clinical and immunological features and hypotheses. Cell Stress, 2020. https:// doi.org/10.15698/cst2020.04.216

Immune responses in COVID-19 and potential vaccines: Lessons learned from SARS and MERS epidemic. Asian Pacific Journal of Allergy and Immunology, 2020. https://doi.org/10.12932/ap-200220-0772