La apendicitis es una de las emergencias quirúrgicas más comunes en las salas de emergencia de hospitales de todo el mundo. Sin embargo, su diagnóstico se pasa por alto en hasta el 15 por ciento de los niños y hasta el 23 de los adultos.

A fin de profundizar en las causas de estas omisiones, un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan analizó datos de más de 123.000 pacientes para comprender mejor los factores asociados con un diagnóstico de apendicitis potencialmente omitido en el departamento de emergencias, tanto para niños como para adultos.

Después de la visita inicial

Para ello, el equipo de investigación examinó pacientes que acudieron al departamento de emergencias con síntomas indiferenciados asociados con apendicitis entre los años 2010 a 2017. El equipo utilizó una base de datos de reclamos administrativos desidentificados que capturó todos los encuentros del departamento de emergencias, pacientes ambulatorios y pacientes hospitalizados de más de 75 millones de personas aseguradas comercialmente.

Los hallazgos resaltan oportunidades de mejora e identifican factores que podrían alertar a los médicos y mitigar el riesgo de diagnóstico fallido.

Para los fines del estudio, los investigadores definieron un diagnóstico omitido como una visita en la que el paciente presentaba un síntoma indiferenciado o una combinación de síntomas relacionados con apendicitis, donde el paciente no fue diagnosticado el mismo día en que se presentaron los síntomas, pero recibió un diagnóstico posterior dentro de los 30 días posteriores a la visita inicial.

Entre los 123.711 pacientes examinados, 101.375 (81,9 %) eran adultos y 22.336 (18,1 %) eran niños. Más de la mitad (51,2 %) eran mujeres con una edad media de 44,3 años. De los niños, 43,1 por ciento eran niñas con una edad promedio de 12,2 años.

El análisis de esta información reveló que el 6 por ciento de los adultos y el 4,4 por ciento de los niños, que inicialmente se presentaron al departamento de emergencias con síntomas asociados con apendicitis, no fueron diagnosticados con apendicitis en la visita inicial.

Oportunidades de mejora

Los que se ubicaron en el grupo de un diagnóstico potencialmente omitido eran pacientes mayores (edad media: 50,2 años). El equipo de investigación también observó que un diagnóstico omitido era más común en mujeres y pacientes con afecciones médicas preexistentes.

Aunque la apendicitis es una de las emergencias quirúrgicas más comunes, su diagnóstico se pasa por alto en hasta el 15 por ciento de los niños y hasta el 23 de los adultos.

Pacientes que tenían dolor abdominal aislado o dolor abdominal y náuseas / vómitos fueron menos propensos a tener un diagnóstico omitido. Lo que es más, un diagnóstico de apendicitis omitido fue menos probable en los adultos que habían tenido tomografías computarizadas en la primera visita.

Si un paciente tenía dolor abdominal y estreñimiento, era más propenso a tener un diagnóstico de apendicitis omitido. Síntomas indiferenciados en mujeres incluyendo dolor abdominal, náuseas / vómitos, fiebre, diarrea y estreñimiento, también fueron más propensos a tener un diagnóstico omitido.

Estos hallazgos, explican los autores, además de destacar la necesidad de que los proveedores de atención médica hagan un seguimiento a sus pacientes, resaltan las oportunidades de mejora e identifican factores que podrían alertar a los médicos y mitigar el riesgo de diagnóstico fallido.

Referencia: Factors Associated With Potentially Missed Diagnosis of Appendicitis in the Emergency Department. JAMA Network Open, 2020. http://doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2020.0612