Tras casi cuatro meses desde su aparición, la lucha para la recién declarada pandemia de un nuevo coronavirus parece estar cerca de solucionarse: un equipo de investigadores en los Estados Unidos inició el día de hoy las pruebas de una vacuna contra el SARS-CoV-2 en seres humanos.

Se trata de un proyecto iniciado por profesionales del Kaiser Permanente Washington Health Research Institute (KPWHRI) en Seattle, y financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH).

La vacuna denominada mRNA-1273 no se ha creado utilizado el virus SARS-CoV-2, como se ha hecho con otros virus en el pasado, por lo que no puede causar infección. El equipo indica que esta se parece más a las vacunas de ARNm de investigación que se han desarrollado para batallar contra virus como el del Zika.

Y según señala el KPWHRI en su sitio web, los ensayos se llevarán a cabo en tres fases. Para el desarrollo de la primera, se necesitarán 45 participantes con edades comprendidas entre 18 y 55 años, que no tengan problemas de salud que afecten concretamente al sistema inmunitario.

“Este estudio inscribirá a adultos sanos de entre 18 y 55 años. Las personas con ciertas condiciones de salud pueden no estar en el estudio. Por ejemplo, es posible que no participe en el estudio si tiene afecciones médicas que afectan el sistema inmunitario o si toma medicamentos que afectan el sistema inmunitario. También hay otras condiciones que pueden hacer que no sea elegible para este estudio”.

Los investigadores probarán diferentes dosis en tres grupos conformados por 15 personas: el grupo 1 recibirá una dosis de 25 microgramos (mcg), el grupo 2 una dosis de 100 mcg, el grupo 3 recibirá una dosis de 250 mcg, tras lo cual recibirán 8 visitas seguimiento.

Y a pesar de que se trata de un avance importante en medio de una pandemia que ha causado estados de emergencia en países como Italia, España y Estados Unidos, el director del NIAID, Dr. Anthony Fauci, aclaró recientemente que la distribución generalizada de cualquier vacuna tomará “aproximadamente un año, un año y medio”, incluso una vez culminadas las pruebas de seguridad.

(Noticia en desarrollo)