El coronavirus o COVID-19 ya ha logrado alcanzar las fronteras de más de la mitad de los países del planeta. Para este momento, la cantidad de afectados en todo el mundo (unos 82.000 aproximadamente) ya supera el número máximo de afectados que ha habido en China (unos 81.000).

El número de fallecidos a causa del virus ya ha superado los 7.000 y sus rangos de contagio siguen en aumento, sobre todo en Europa –el declarado nuevo epicentro de la enfermedad. Dentro de todo este caos, una buena noticia se ha alzado para darnos a conocer al menos una vía de contagio que el coronavirus no es capaz de surcar.

Las madres no transmiten el COVID-19 a sus bebés durante el embarazo

Ya ha quedado finalmente comprobado, a través de este segundo estudio referente al embarazo y al coronavirus, que el COVID-19 no puede pasarse de una madre embarazada al feto. Por lo que, al momento del nacimiento, el niño no tiene riesgo de tener coronavirus.

En otras afecciones similares al COVID-19 como el SARS y el MERS tampoco se pudo determinar que la enfermedad pasara de madres a hijos. Pero, sí fue posible notar una relación entre las embarazadas afectadas y complicaciones en el parto, aborto espontáneo y hasta muerte materna.

Para el coronavirus, aún no ha sido posible determinar una relación así. Por lo que, por ahora, parece que es el que menos riesgos hace correr a las mujeres embarazadas. Sin embargo, sus efectos aún deben ser estudiados más a fondo.

4 nuevos casos corroboran la teoría

En esta última investigación, se analizaron los datos de 4 neonatos que vinieron al mundo en Wuhan, la ciudad que se consideró el primer epicentro de la pandemia. Luego de su nacimiento, a tres de estos cuatro se les realizaron análisis para determinar la presencia del coronavirus, todos dieron negativo.

Al cuarto no se le pudo realizar la prueba debido a una negativa de los padres. De todos modos, ninguno de ellos mostró señales de dificultades respiratorias y continúan sanos después de varios días de haber sido examinados.

Otros antecedentes que permiten esta conclusión

Como lo hemos mencionado, este ha sido uno de los estudios con los que se ha podido comprobar la teoría. Sin embargo, claramente no ha sido el primero. Uno de los más concluyentes ha sido otro que se realizó también en China.

El mismo tuvo como sujetos de estudio a 9 parejas de madres e hijos. En este caso, a los nueve se les realizó la prueba del coronavirus después de su nacimiento y ninguno mostró señales de estar infectado. Lo que ha permitido ver que, hasta ahora, en el 100% de los casos estudiados, el coronavirus no se ha podido transmitir.

La cesárea parece ser la opción más segura

Del primer estudio 3 de las 4 madres optaron por cesárea. En el caso del segundo, todas las madres trajeron a sus hijos al mundo a través de este procedimiento médico.

Por lo que, se ha llegado a la conclusión de que la misma ha probado ser un método seguro a través del cual traer a los bebés al mundo en caso de que la madre se encuentre infectada con el SARS-CoV-2. En el caso de la madre que dio a luz vaginalmente, nos encontramos con que el bebé tampoco tuvo muestras de contagio.

Ello podría señalar que este tipo de parto también podría ser seguro. No obstante, para poder aseverarlo es necesario que se hagan más investigaciones al respecto.

Referencias:

Infants Born to Mothers With a New Coronavirus (COVID-19): doi: 10.3389/fped.2020.00104

Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30360-3