Tedros Adhanom Ghebreyesus, directo general de la Organización Mundial de la Salud, reconoció que detrás del decreto de pandemia por el brote de SARS-CoV-2 también había una segunda intención: promover el compromiso de los países con la lucha contra su propagación.

Para poder cumplir con ello, recomiendan el distanciamiento social, las cuarentenas, el aislamiento, aunque estas pueden conllevar a problemas sociales, psicológicos y, por supuesto afectar la economía de los países.

Sin embargo, grandes localidades del mundo como Nueva York han prohibido reuniones masivas, por lo que muchos establecimientos han cerrado sus puertas en colaboración con las autoridades. Incluso España recomendó el teletrabajo en la medida en que fuera posible para evitar los contactos innecesarios.

Esta estrategia, aunque drástica, ha demostrado ser eficaz en la contención de enfermedades, ¿pero por qué? El geriatra Thomas Perls, profesor en la Universidad de Boston, ha publicado un artículo en The Conversation explicando cómo funciona el distanciamiento social en el manejo de este tipo de emergencias.

¿Qué es el distanciamiento social?

Es una herramienta que anuncian los funcionarios de salud pública para disminuir la propagación de una enfermedad infecciosa que se transmite de persona a personas. Como su nombre lo indica, bajo esta medida, los individuos deben permanecer lo suficientemente alejados entre sí para evitar que el patógeno en cuestión, en este caso el SARS-CoV-2, se transmita de uno a otro.

Coronavirus, Contacto, No, Gracias, Virus
El distanciamiento social también implica evitar saludos de mano y de beso con otras personas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las personas deben evitar las reuniones masivas y mantener una distancia de 2 metros lejos de otras personas. Pero poner en ejercicio esta estrategia también implica evitar tocar a otras personas, por lo que los saludos de manos y de beso deben descartarse.

El contacto físico es la forma más probable de llegar a ser contagiado con el nuevo coronavirus, por lo que es necesario reducirlo. Debemos estar conscientes también de que esta medida no puede prevenir las transmisiones en un 100 por ciento. Sin embargo, siguiendo este principio las personas pueden colaborar mucho en la reducción de los contagios.

Tipos de distanciamiento social

El experto diferencia otros tipos de distanciamiento social, como la “auto-cuarentena” y la “cuarentena obligatoria”. La primera ocurre cuando un individuo decide aislarse de los demás porque existe una “posibilidad razonable” de que haya estado expuesto a alguien con el virus.

Mientras que la “cuarentena obligatoria” ocurre cuando las autoridades gubernamentales indican que una persona debe permanecer, ya sea en su hogar o una instalación de salud, durante 14 días. Estas no solo aplican para los casos positivos, sino para los que dieron negativo en su prueba diagnóstica, pero probablemente estuvieron expuestas al virus.

¿Por qué funciona el distanciamiento social?

Hasta ahora, se sabe que una persona infectada con el coronavirus puede transmitir la enfermedad a otros durante al menos cinco días antes de mostrar síntomas. Partiendo de ello, Perls explica que, si el distanciamiento social se aplica de la manera correcta y a gran escala, puede ralentizar la cadena de transmisión de persona a persona, incluso en aquellos casos que ni siquiera han presentado síntomas.

Véalo de esta manera: si una persona ya ha sido contagiada con SARS-CoV-2, pero aún no presenta síntoma alguno, seguro piensa que puede ir libremente por la calle el tiempo que quiera y que su única preocupación es que otro no lo contagia (cuando esto ya ha ocurrido). Si esto ocurre en el periodo descrito, aumenta sustancialmente las probabilidades de contagiar a otros, que posiblemente apliquen la misma lógica del primero, dando lugar a una cadena de propagación que podría agravar la situación.

Corona, Italia, Mapa, Covid-19, Coronavirus
El distanciamiento social puede prevenir y reducir los contagios por SARS-CoV-2 y ayudar al personal de salud a tratar debidamente a los pacientes ya infectados.

Si el número de casos excede la cantidad límite que le sistema de atención médica de determinado país, los hospitales se verán abrumados por los contagios en masa. La peor parte es que esto no solo dificultará el acceso de todos los pacientes a los servicios de salud de una manera correcta, sino también podría provocar muertes y sufrimientos innecesarios.

Sin embargo, si esta persona sigue las instrucciones de las autoridades, y evita aglomeraciones de gente, se lava las manos con frecuencia, y evita tocar a otros, si está contagiado, podrá fácilmente seguir las instrucciones de los médicos, que probablemente lo aíslen, ya sea en casa o en un hospital. Si no lo está, mejor aún, pero deberá continuar con el distanciamiento social hasta que el brote cese.

¿Quiénes deberían aplicar el distanciamiento social?

Definitivamente todos deben practicar el distanciamiento social para evitar la propagación de la enfermedad, ya catalogada como pandemia. Sin embargo, estas medidas deben ser aún más estrictas en las personas con factores de riesgo que pueden agravar la enfermedad. En este caso, los adultos mayores frágiles.

En efecto, las personas de la tercera edad y sobre todo aquellos con enfermedades subyacentes son más propensas a experimentar síntomas graves, por lo que es necesario informarlos en la importancia de cumplir con evitar el contacto con otros. Aunado a ello, brindarles todo el apoyo necesario para ello.

Sin lugar a duda, se trata de una estrategia de vital importancia para evitar el colapso de los sistemas de salud y, sobre todo, para garantizar el acceso a atención médica adecuada a las personas ya contagiadas y evitar muertes innecesarias. Así que, ¿qué esperas para volver a casa?

Referencia:

Social distancing: What it is and why it’s the best tool we have to fight the coronavirus. https://theconversation.com/social-distancing-what-it-is-and-why-its-the-best-tool-we-have-to-fight-the-coronavirus-133581