La Agencia Espacial Europea o ESA, según sus siglas en inglés, había estado planeando enviar al espacio este año a su rover Rosalind Franklin para que explorara Marte en busca de señales de vida antigua.

Según los planes, el lander, Kazachok, saldría de órbita con el rover europeo en julio de este año. Ya que en ese momento se tiene la brecha temporal más pequeña entre Marte y la Tierra, puesto que ambos se alinean y la ruta de viaje se hace más corta.

Sin embargo, el constante avance del coronavirus ha venido entorpeciendo los preparativos para esta misión. Y, ahora, a pocos meses del lanzamiento, se ha convertido en el principal culpable de la suspensión temporal de la misma.

Misión ExoMars 2020 queda retrasada

El nombre de la misión que estaba desarrollando la ESA con la colaboración de Rusia era ExoMars 2020. Luego del anuncio de la OMS sobre la pandemia global a causa del coronavirus y las decisiones de varios países de frenar sus fronteras, ambas partes concordaron en que ya no era viable realizar el lanzamiento del rover este año.

El despegue no ha pospuesto indefinidamente, ya que se ha pautado que la nueva fecha de lanzamiento sea en julio del 2022. Ya que será allí cuando la brecha temporal y la distancia entre nuestro planeta y Marte vuelvan a estar en sus niveles mínimos.

Nueva planificación para el viaje del rover Rosalind Franklin.

Hay pruebas que no podrán hacerse

Como justificación por su decisión de suspender el lanzamiento ambos entes han explicado que aún no se han realizado todas las pruebas pertinentes para determinar que el equipo esté en las condiciones óptimas para realizar el viaje.

Además, por si fuera poco, tampoco han podido obtener a tiempo todos los componentes que requieren para finalizar la construcción de la nave. Por lo que, debido a la falta de tiempo y de recursos disponibles, consideran que la mejor alternativa es posponer la misión.

¿Por qué?

Rover Rosalind Franklin a la espera de su misión.

Tal como lo hemos dicho, la pandemia del coronavirus se ha hecho con el mundo y, como sabemos, gran parte de los países europeos se han visto afectados gravemente. Y, como el proyecto ExoMars 2020 se trata de una colaboración entre varias naciones, hacer todas las pruebas, reuniones y arreglos con las comunicaciones y el transporte restringidos es casi imposible.

Sumado a ello, los diversos bloqueos comerciales realizados por motivos de seguridad también retrasan la llegada de los componentes que requieren para trabajar. Por lo que, hasta que la situación no se normalice, la colaboración entre naciones se ve entorpecida y, por ende, también los resultados que pueden ofrecer. En consecuencia, al menos hasta que se supere la situación del coronavirus, la mejor alternativa para esta coalición es esperar.

Este 2020 sí habrá otros viajes a Marte

A pesar de que la ESA ha tenido que suspender los planes a causa del avance del coronavirus, ello no implica otras naciones tengan que hacerlo también. Por un lado, la NASA pretende enviar a su rover Perseverance a mediados de julio de este año para que explore Marte.

Asimismo, este 2020 es el que ha sido elegido por China para enviar al espacio su primer rover marciano. Si todo sale como se espera, para el 2021 ambos rovers deberían estar pisando el suelo del planeta rojo.