La Organización Mundial de la Salud declaró formalmente al brote de SARS-CoV-2 como una pandemia tras su repentina expansión por todos los continentes. El problema apenas comienza en los países en los que se detectó recientemente, mientras que en China y Corea del Sur las acciones en marcha han podido aplacar un poco su propagación.

La AFP destacó recientemente la efectividad de las medidas aplicadas por las autoridades de Corea del Sur, basadas en la detección temprana de la enfermedad con la colaboración de una población bien disciplinada.

Sin embargo, en Italia la situación parece haberse salido de control: en apenas un fin de semana los contagios se dispararon de manera alarmante, y los viajeros procedentes de la región lograron transferir la enfermedad a varios países de Latinoamérica.

En este punto, muchos se preguntan cómo es que el brote logró extenderse de esa manera en su territorio, mientras el gobierno italiano ya ha tomado medidas drásticas para frenarlo: cerra casi todo el país. ¿Pero puede esta decisión proveer los beneficios esperados? La AFP nuevamente indagó en el tema y los expertos a los que consultaron ofrecen algunas respuestas.

¿El aislamiento puede frenar la propagación del virus? 

La viróloga Elisabetta Groppelli, de la escuela de medicina de St George en Londres, sostiene que “los causan epidemias, pero son las personas quienes los albergan y, por lo tanto, quienes pueden detenerlos”.

Para poder hacerlo, algunos optan por la cuarentena. Esta tuvo un gran efecto en la ciudad de Wuhan, epicentro del brote, y también fue efectiva en el manejo de epidemias previas como la del ébola y la gripe española en 1918.

Así que, según la experiencia indica que el cierre de Italia en efecto “podría contener y ralentizar el número de casos nuevos, lo que podría reducir la presión sobre los hospitales”, actualmente repletos de pacientes.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha expresado altas expectativas sobre las medidas tomadas por el gobierno, sugiriendo que en el futuro Italia será admirada y tomada como un ejemplo positivo de país que logró vencer este brote.

Según Conte, los efectos de la cuarentena deberían observarse “dentro de unas pocas semanas”, pero los expertos advierten que el contexto actual es muy diferente al inicial en China, que tomó acciones similares.

“A diferencia de la situación en Wuhan, donde existía la posibilidad de que se pudiera prevenir la epidemia mundial, COVID-19 ya se está extendiendo a nivel mundial”, dice Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia (UEA) del Reino Unido. “Entonces, cuando se alivian las restricciones en Italia, todavía puede haber una gran cantidad de casos en países cercanos que podrían provocar que (el virus) se propague a Italia”.

La tasa de mortalidad por COVID-19 en Italia es muy alta

Las cifras oficiales presentadas este miércoles revelan que la tasa de mortalidad entre los casos de COVID-19 registrados en Italia es de 6.6 por ciento en comparación con entre 2 y 2.5 por ciento de mortalidad en China.

Los organismos de salud han dejado claro que el coronavirus es más peligroso para personas mayores. Las altas tasas de mortalidad en Italia pueden deberse a que la edad promedio de su población es mucho más alta que la de China.

En cambio, los grupos de edad similares en Italia presentan una tasa de mortalidad mucho más baja que la de China, según ha informado Giovanni Rezza, director del departamento de enfermedades infecciosas del Instituto Nacional de Salud.

Situaciones precarias en el sur

Alrededor de Milán, al norte de Italia, se encuentran las zonas más afectadas por el SARS-CoV-2, pero por fortuna estas cuentan con uno de los mejores sistemas de salud de todo el mundo. Pero incluso allí las instalaciones se han hecho insuficientes en medio de la emergencia.

En cambio, en el sur se encuentran las regiones más pobres, y como es de esperar, los hospitales de allí carecen de personal y de las herramientas necesarias para esos casos. Este sábado se empezó a correr la voz de que la región norte del país estaba siendo bloqueada, lo que motivó a miles de personas del sur a desplazarse al norte para quedarse en su lugar de origen.

Sin embargo, este movimiento conlleva cierta peligrosidad tomando en cuenta que los viajes son un factor influyente en la propagación del virus. Según Roberto Burioni, profesor de virología en la Universidad Vita-Salute San Raffaele de Milán, este desplazamiento “definitivamente no ha ayudado a contener la epidemia”.

Por el momento, es imposible predecir con certeza el momento en que este brote de coronavirus llegará a su punto máximo. Sin embargo, la epidemióloga Stefania Salmaso del Instituto Nacional de Salud comentó recientemente que los modelos elaborados para el brote de H1N1 en 2009 sugieren que podría ocurrir a mediados de abril.

Referencia:

Will Italy’s shutdown beat the coronavirus? https://medicalxpress.com/news/2020-03-italy-shutdown-coronavirus.html