Los gatos han estado mucho tiempo con los seres humanos, en gran parte por ser ágiles cazadores que permiten mantener los hogares libres de roedores. En la actualidad, su popularidad se ha incrementado más allá de esta utilidad, y ahora Internet abunda de memes y videos que bromean sobre actitud solemne y ególatra.

Por su larga trayectoria con los humanos, los gatos parecen inofensivos para ellos, sin embargo, la historia es diferente para otras especies y no necesariamente hablamos de las ratas. A finales del año pasado, se publicó un libro titulado Cats in Australia: Companion and Killer, que deja evidencia de que los gatos domésticos se han convertido en una amenaza para la vida silvestre en Australia.

Y ahora ha surgido nueva evidencia de ello. Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y el Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte publicó un informe en el que muestran que la actividad de caza que realizan los gatos tiene efectos importantes sobre las poblaciones de animales locales.

Los investigadores se centraron en el impacto ecológico de los gatos domésticos y no de los gatos salvajes, y los resultados revelaron que los primeros matan más presas en un área determinada que los depredadores salvajes de tamaño similar, una situación que merece especial atención.

Rastreando gatos domésticos de EE.UU., Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda

El equipo trabajó con científicos de seis países diferentes para recopilar información sobre los movimientos de estos animales, las distancias que recorrían y sus hábitos de caza usando dispositivos de rastreo GPS. Fue así como armaron una base de datos de 925 gatos domésticos, la mayoría provenientes de EE.UU., Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Además, contactaron con los cuidadores de mascotas, los cuales informaron sobre la cantidad de criaturas muertas que llevaban a casa. Con estos datos, los investigadores calcularon la cantidad de presas asesinadas por año por los gatos domésticos y la dividieron entre el número por el área en la que estos solían cazar. También hicieron algunos ajustes tomando en cuenta que no todas las presas eran llevadas a casa.

Los gatos domésticos son más letales que los depredadores salvajes

Los resultados mostraron que los gatos domésticos mataron un promedio de 14.2 a 38.9 presas por cada 100 acres, o hectáreas, por año. Pero también observaron que los gatos hacen mucho daño a la vida silvestre en hábitats perturbados como los espacios urbanos. También notaron que el efecto nocivo se limitaba a las áreas cercanas a la casa en la que el gato era mascota, ya que estos no solían alejarse en un radio de más de 100 metros de estas.

“Dado que son alimentados con comida para gatos, las mascotas matan menos presas por día que depredadores salvajes, pero sus rangos domésticos eran tan pequeños que este efecto en las presas locales termina concentrándose realmente”, dijo Roland Kays, autor principal del artículo. “Agregue a esto la densidad anormalmente alta de gatos domésticos en algunas áreas, y el riesgo para la población de aves y pequeños mamíferos empeora aún más”.

Kays indica que el impacto de la presencia de gatos domésticos es de 2 a 10 veces mayor en la vida silvestre en comparación con el impacto de los depredadores salvajes, lo cual, a su parecer, es “sorprendente”.

Estimaciones previas indicaban que solo en América del Norte, los gatos matan entre 10 y 30 mil millones de animales salvajes por año, pero este nuevo estudio ha revelado que el efecto las áreas más afectadas, las habitadas por los humanos.

Referencia:

Keeping Cats Indoors Could Blunt Adverse Effects to Wildlife. https://news.ncsu.edu/2020/03/domestic-cat-effects/