El ayuno en días alternos es una dieta de privación que puede ser tan desafiante como beneficiosa para la salud. Existe evidencia en humanos y animales que sugiere que comer día por medio podría ser una buena manera de prevenir condiciones metabólicas como la presión arterial alta y el colesterol, que pueden causar enfermedades cardíacas.

Ahora, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sídney muestra que el ayuno intermitente influye en vías metabólicas clave del hígado, lo que puede ayudar en la lucha contra la diabetes.

Una dieta que imita el ayuno y altas dosis de vitamina C podrían ser eficaces contra el cáncer

Funciones metabólicas

El estudio ofrece nuevos conocimientos sobre cómo el ayuno puede conferir ciertos beneficios para la salud y plantea la hipótesis del desarrollo de fármacos específicos que podrían imitar estos efectos sin que una persona tenga que ayunar.

Si bien se tiene conocimiento de que el ayuno puede ser una intervención eficaz para tratar enfermedades y mejorar la salud del hígado, se desconoce cómo reprograma las proteínas hepáticas, que realizan una serie de funciones metabólicas esenciales.

El hallazgo plantea la posibilidad de desarrollar un fármaco que pueda recrear los beneficios del ayuno, sin tener que ayunar.

Para profundizar en esta materia, los investigadores sometieron a un grupo de ratones, que son modelos biológicos humanos adecuados, a un régimen de ayuno cada dos días.

A los ratones del grupo de ayuno se les permitió comer todo lo que quisieran durante un día, y luego no se les dio ningún alimento al día siguiente. Este régimen se mantuvo durante 12 días. Mientras tanto, los ratones de control podían comer toda la comida que quisieran todos los días.

Los ratones en ayunas comieron casi el doble en su día de alimentación en comparación con los ratones de control, pero no mostraron diferencias significativas de peso corporal. Curiosamente, aunque la investigación reveló notables cambios metabólicos en el hígado después de 12 días, muchas de estas mejoras no aparecieron después de una ronda de ayuno.

Más tolerantes a la glucosa

Sin embargo, al final del estudio los investigadores identificaron un aumento generalizado de las enzimas de síntesis de ácidos grasos y de las enzimas mitocondriales asociadas con el aumento de la oxidación de los ácidos grasos, por lo que los ratones del grupo de ayuno eran significativamente más tolerantes a la glucosa y tenían niveles de insulina más bajos, en comparación a los ratones del grupo de control.

Los investigadores evidenciaron que el ayuno intermitente influye en vías metabólicas clave del hígado, lo que puede ayudar en la lucha contra la diabetes.

Pero quizás el hallazgo más resaltante del estudio fue la observación de que el ayuno parecía inhibir la actividad de una proteína llamada HNF4-(alfa). Los investigadores sospechan que la regulación a la baja de esta proteína podría ser responsable de algunos de los beneficios para la salud asociados con el ayuno intermitente.

¿Por qué algunos pacientes con gripe experimentan síntomas graves?

El estudio demostró, por primera vez, que la HNF4-(alfa) se inhibe durante el ayuno intermitente. Esto tiene consecuencias posteriores, como la disminución de la abundancia de proteínas en la sangre en procesos inflamatorios o la afectación de la síntesis de la bilis, lo que podría explicar algunos de los hechos conocidos sobre el ayuno intermitente.

Una fascinante implicación de este hallazgo es el potencial desarrollo de un fármaco que podría dirigirse específicamente a esta proteína, recreando el efecto del ayuno en el hígado, pero sin necesidad de ayunar.

Referencia: Multi-omics Analysis of the Intermittent Fasting Response in Mice Identifies an Unexpected Role for HNF4α. Cell Reports, 2020. https://doi.org/10.1016/j.celrep.2020.02.051

Más en TekCrispy