Este martes, debido a la expansión del coronavirus en el mundo, los altos líderes de la Unión Europea (UE) han celebrado una reunión. Por las mismas precauciones ante el coronavirus, la misma se ha llevado a cabo de forma virtual.

En la videollamada, los líderes de las 27 naciones integrantes de la UE dieron a conocer sus preocupaciones con respecto a la situación. Ya que, algunas zonas del territorio europeo están comenzando a ver un rápido avance de la enfermedad.

Un claro caso de ello sería Italia que, después de China, se ha convertido en el país más afectado en el mundo por el COVID-19. Hasta el momento, ya cuenta con más de 9.000 afectados y aproximadamente 450 muertes –ganándose también el puesto del país con una de las tasas de mortalidad más alta por la enfermedad.

Debido a esta situación, Italia este lunes tomó la decisión de cerrar por completo sus fronteras. Sumado a ello, ha solicitado a sus ciudadanos a lo largo de todo el territorio que se mantengan en casa. Ante estas acciones, el conglomerado de la UE se ha tomado un momento para felicitar al gobierno italiano por su rápido actuar antes de enfocarse en el tema principal de la convocatoria.

El centro de la reunión

Como es de esperarse, las discutir las posibles formas en las que los países podrían reaccionar. Queda más que claro que, aunque la OMS aún no haya declarado una pandemia, las situaciones epidemiológicas en cada país podrían volverse muy serias si no son tratadas adecuadamente.

Por lo que, la meta de la reunión ha sido la de coordinar esfuerzos para poder comenzar a actuar de forma coordinada. Así, la UE espera poder conseguir los mejores resultados para todas las naciones, además de disminuir el número total de individuos afectados por la enfermedad.

El plan de acción

Dentro de los acuerdos a los que se llegaron durante la videoconferencia se habló de un proceso de distribución equitativa de medicamentos y recursos médicos. Todos los países estuvieron de acuerdo en que es vital que todas las naciones cuenten con los implementos necesarios para abordar el virus y cercarlo antes de que sea demasiado tarde.

Un ejemplo de ello podemos verlo en las declaraciones del presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien aseguró que su nación –una de las primeras en contagiarse en Europa– apenas estaba viendo el inicio de los brotes. Por lo que, ahora más que nunca es necesario que la UE trabaje en equipo para mantener el bienestar general de la congregación e individual de cada país en las mejores condiciones para ello.

Como forma de medición, se ha hablado de hacer estudios individuales de las situaciones por las que pasa cada país. De modo que, aquellos que se vean más afectados o requieran más apoyo reciban lo suficiente como para poder hacer frente a la enfermedad.

Aún hay roces

Durante la reunión, algunas acusaciones también salieron a la luz. Algunos de los países menos prominentes de la UE aprovecharon para llamar la atención sobre Francia y Alemania quienes, aparentemente, estaban de antemano cortando sus exportaciones de medicamentos.

Ahora que la UE ha entrado en estas conversaciones para acordar un plan de acción conjunto, este tipo de medidas deberían desaparecer puesto que, como hemos dicho, las necesidades de cada nación serán abordadas particularmente y no debería haber motivos para que se dé un proceso de acaparamiento de medicamentos.