En la actualidad, la privacidad en la web es un bien preciado. Para poder mantenerlo, muchos usuarios han optado por utilizar aplicaciones extras como ad-blockers y VPNs para evadir que sus movimientos por la web sean rastreados.

Sin embargo, ello al parecer no está ni cerca de ser suficiente. Ya que, en ocasiones son estas mismas herramientas las que con o sin el conocimiento del usuarios se encargan de almacenar su movimiento en la web para luego enviar estos datos a desarrolladores y proveedores que los utilizan para detectar las tendencias de uso y aprovechar estos datos a su favor.

El escándalo de Onavo

Aunque recientemente se han dado a conocer muchas más apps que realizan estas actividades, la verdad es que esta se trata de una práctica vieja. Facebook, para variar, en el 2018 se vio envuelto en un escándalo puesto que su VPN, Onavo, recolectaba la información de sus usuarios sin que estos lo supieran para detectar tendencias de popularidad en otras redes sociales.

Para ese momento, la App Store, donde estaba la aplicación de Onavo, la vetó de su plataforma. Poco tiempo después, Facebook básicamente cambio el nombre de Onavo y mantuvo el código al introducir Facebook Research app.

Este segundo intento estipulaba más claramente las intenciones de recolección de la app. Sin embargo, seguí yendo por fuera de las políticas de privacidad de Apple y también terminó vetada. Ello no hizo ni de cerca que Facebook se diera por vencido.

Study y Viewpoints – Facebook

Como quien dice, “la tercera es la vencida” y eso es lo que ocurrió con Facebook. Como un último intento, llevó a la App Store el par de aplicaciones Study y Viewpoints en el 2019. Ahora, estas son mucho más abiertas sobre su intención de recolectar la información de quienes las descargan. Por lo que, por ahora, parecen seguir disponibles en la plataforma de Apple.

Screenwise Meter – Google

Facebook no es el único gigante de la recolección masiva de datos. En la otra esquina del ring nos podemos encontrar con Google, que utiliza programas de rastreo y recolección de datos en la mayoría de sus espacios, desde su buscador hasta en la vida real con su app Google Maps.

Por ello, no es extraño que su Screenwise Meter app también realizara este tipo de seguimientos. La diferencia acá tiene que ver con el hecho de que se advierte a los usuarios (que deben ser mayores de edad) sobre las intenciones de la app desde el inicio.

Asimismo, se les ofrece un pago por comenzar a usarla y ser parte del “panel” del cual se recolectarán los datos. En un principio, Apple también sacó esta aplicación de la App Store, pero, el año pasado la misma volvió a hacer su aparición en la plataforma sin demasiados cambios.

La punta del iceberg – Sensor Tower

A pesar de que este par son gigantes de la tecnología y son los más reconocidos, no son los que se encuentran más inmiscuidos en este ambiente. De hecho, otros grandes menos conocidos como Sensor Tower se encuentran a la cabeza de este ámbito, al menos por los momentos.

Rumores señalan que nuevos iMac, AirPods y otros dispositivos Apple podrían llegar dentro de poco

La misma compañía no solo tiene apps propias que realizan los procesos de recolección, sino que también cuenta con variadas adquisiciones que remiten a sus cuarteles, por así llamarlos, toda la información que recolectan.

Algunas de las apps que se han descubierto como parte de Sensor Tower son: Luna VPN, Mobile Data and Adblock Focus. A estos últimos dos, tanto Google como Apple los han removido respectivamente de sus plataformas al enterarse de sus verdaderos propósitos.

La competencia – App Annie

Sensor Tower no se trata del único en el terreno de juego y la competencia que le pisa los talones es App Annie. La misma también cuenta con adquisiciones externas que le permiten recaudar millones de datos sin informar de ello por completo a los usuarios.

Para un nivel mayor de discreción, la aplicación compró la desarrolladora Distimo y muchas de sus aplicaciones aparecen bajo este nombre y no el de App Annie. La relación entre esta última y cada app igual sí se estipula en la descripción. Sin embargo, lo hacen de una manera tan vaga que un usuario desprevenido no podría entender verdaderamente de lo que se trata.

Algunas de las apps de las que se conoce la relación con App Annie son: Phone Guardian Mobile Security y My Data Manager (registrada con la desarrolladora Mobidia, otra de las adquisiciones de App Annie).

El verdadero problema: los usuarios no saben a qué están accediendo

En la mayoría de estos casos, las aplicaciones se excusan diciendo que en efecto avisan a los usuarios qué tipo de información será recolectada. En el caso de Facebook, alegan transparencia y que los usuarios acceden voluntariamente. Por otro lado, en el de Google incluso existe una remuneración monetaria.

Pero, muchas de las apps de Sensor Tower y App Annie optan más bien por la ambigüedad. En efecto, avisan a los usuarios que su información será usada, pero de una forma muy vaga y no aclaran tampoco para qué o con quiénes será compartida. En muchos casos, la aclaratoria es tan básica que el usuario simplemente no puede saber a qué está accediendo verdaderamente.

La responsabilidad de las plataformas

Mientras que es claro que empresas como las dos últimas claramente abusan de los vacíos en la regulación de la recolección de datos, también debemos decir que otros grandes como Google y Apple con sus plataformas de apps son en parte responsables por la existencia de dichos vacíos en primer lugar.

Google claramente está orientado a la recolección de datos, pero debería asegurarse de que ello se realice de forma transparente y con el acuerdo de las partes. Por su lado, Apple, con su orientación a la privacidad, al menos debería ser un poco más cuidadoso con el tipo de aplicaciones que deja ingresar a su tienda virtual.

Ya que, parece solo actuar cuando se presenta un escándalo en los medios que señala a una app particular, sin que la empresa realice una búsqueda posterior para identificar más posibles violaciones a las políticas de la plataforma.

Más en TekCrispy