Foto: Ryan Lash / TED

Después que Paul Singer, fundador de Elliot Management invirtiera una millonaria suma en acciones en Twitter con el fin de asignar una nueva junta directiva, puso en riesgo la posición de CEO de Jack Dorsey, un nuevo acuerdo entre los involucrados ha cambiado la suerte del ejecutivo.

La solicitud de Paul Singer para derrocar al CEO de Twitter ha sido pospuesta después que este último logró que otro socio Silver Lake inyectara una suma millonaria para hacerse con una posición privilegiada en la suma de las acciones de la compañía.

“La estructura de nuestra presidencia ejecutiva es única, al igual que Jack y esta compañía”, dijo el principal director independiente de Twitter, Patrick Pichette, en un comunicado.

El fondo Elliot Management había adquirido recientemente una participación del 4% en Twitter. La firma Silver Lake acordó invertir 1.000 millones de dólares que Twitter usará para financiar un plan de recompra de acciones de 2.000 millones.

De esta forma, ambos inversores ocuparán un puesto en el grupo de directivos de Twitter, no obstante, Jack Dorsey podrá mantenerse como CEO de la compañía puesto que las firmas no podrán tomar decisiones administrativas en la plataforma.

Elliott y Silver Lake se comprometieron además a , y hacer hincapié en la importancia de , mantener la independencia y la imparcialidad de la plataforma de Twitter y sus normas y el cumplimiento”, señala Twitter en un comunicado oficial.

Todo empezó cuando Jack Dorsey, quien también dirige la plataforma de pagos Squeare anunció que viajaría a África en 2021, esto hizo que Singer mostrara preocupación alegando que tanto Twitter como la plataforma de pagos requerían de un líder a tiempo completo.

Elliot afirmó que la presencia distante de Dorsey en Twitter, ha limitado que la plataforma se convierta en un poderoso gigante comparado con Facebook. Elliot alegó que, la compañía solo creció un 14% en 2019, mientras que Facebook alcanzó el 52%, el 30% de Google y el 35% de Amazon.

Dorsey por su parte señaló que ya no viajaría a África alegando preocupaciones por el brote de coronavirus.