Semanas atrás explicamos que los niños parecen estar más a salvo del SARS-CoV-2 ya que, al resultar infectados, los síntomas son mucho más leves que los que suelen experimentar personas con enfermedades preexistentes o personas de tercera edad.

La historia es bastante diferente en adultos mayores, los cuales constituyen gran parte de las muertes confirmadas por COVID-19 en todos los países afectados. Intrigados por esta situación, un equipo de investigadores decidió indagar y descubrió algunos factores de riesgo que aumentan el riesgo de muerte por dicha enfermedad.

Según indican en un artículo publicado en The Lancet, ser mayor de edad, mostrar signos de sepsis y tener problemas de coagulación sanguínea al ingresar al hospital por COVID-19 son factores de riesgo clave que pueden causar la muerte de los pacientes infectados.

Un estudio en pacientes de China

Los investigadores incluyeron un total de 191 pacientes diagnosticados con COVID-19 para este estudio. 137 de ellos fueron dados de alta una vez recuperados, mientras que los otros 54 murieron durante su estadía en el hospital.

El estudio incluyó pacientes fueron ingresados al Hospital Jinyintan y l Hospital Pulmonar Wuhan después del 29 de diciembre de 2019, y que habían sido dados de alta, o que habían fallecido antes del 31 de enero de 2020. En promedio, eran pacientes de mediana edad, en su mayoría hombres, y cerca de la mitad presentaban afecciones crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes.

¿Cuánto duran los síntomas de COVID-19?

Como hemos explicado en otras oportunidades, los síntomas del COVID-19 son principalmente tos seca y dificultades respiratorias junto con fiebre. Los investigadores registraron una duración promedio de la fiebre de aproximadamente 12 días en los sobrevivientes, un tiempo similar al de los que fallecieron.

De igual forma, la disnea (dificultad para respirar) cesa después de aproximadamente 13 días en los sobrevivientes, mientras que en los fallecidos la tos perduró hasta su muerte. En cambio, la tos puede durar mucho más tiempo: 45 por ciento de los sobrevivientes aún presentaban tos cuando les dieron de alta.

¿Cuánto tiempo toma recuperarse de COVID-19?

En primer lugar, notaron que la duración media de la eliminación del virus tomaba entre 8 y 37 días, registrando un tiempo promedio de recuperación de 20 días entre los sobrevivientes. Además, el virus fue detectable por medio de las pruebas actuales durante todo el período de enfermedad, incluso hasta el momento de la muerte en el caso de los 54 no sobrevivientes.

Sin embargo, cierta evidencia sugiere que los pacientes pueden pasar el coronavirus a otras personas incluso después de haberse recuperado. Los investigadores lo atribuyen a que la duración de la eliminación del patógeno dependerá de la intensidad de la enfermedad.

Es por ello que el coautor principal, el profesor Bin Cao del Hospital de Amistad China-Japón y Capital Medical Universidad de China, recomienda la aplicación de pruebas para COVID-19 antes de dar de alta a los pacientes.

“Recomendamos que se requieran pruebas negativas para COVID-19 antes de que los pacientes sean dados de alta del hospital. En la influenza grave, el tratamiento viral retrasado prolonga la duración de la eliminación del virus, y juntos estos factores ponen a los pacientes infectados en riesgo de morir”.

También resaltan los beneficios de un tratamiento antiviral eficaz, el cual puede mejorar los resultados en la enfermedad, aunque en este estudio en particular no se observó que el mismo pudiera acortar la duración de la eliminación del virus.

¿Cómo conocer el pronóstico de los pacientes?

Ahora bien, cuando aparece un nuevo virus, gran parte del pánico va motivado por el riesgo de muerte. Por el momento, el SARS-CoV-2 sigue pareciendo más inofensivo que otros virus que han atacado a la humanidad, sin embargo, se han registrado cantidades importantes de muertes.

Los investigadores han constatado que la edad avanzada es uno de los factores que más influencian el riesgo de muerte, junto con signos de sepsis al ingreso, enfermedades subyacentes como presión arterial alta y diabetes, y el uso prolongado de ventilación no invasiva, según palabras del coautor, el Dr. Zhibo Liu del Hospital Jinyintan, en China:

“Los resultados más pobres en las personas mayores pueden deberse, en parte, al debilitamiento del sistema inmune relacionado con la edad y al aumento de la inflamación que podría promover la replicación viral y respuestas más prolongadas a la inflamación, causando daños duraderos al corazón, al cerebro, y otros órganos”.

Y en efecto, al comparar a los sobrevivientes con los pacientes que murieron se observó que estos últimas tendían a ser de tercera edad y tenían una puntuación más alta en la Evaluación de insuficiencia orgánica secuencial (SOFA), una prueba que permite detectar la sepsis, y también niveles elevados de la proteína d-dímero, un marcador de coagulación, en la sangre al momento de su ingreso hospitalario.

Los pacientes fallecidos también tenían un recuento más bajo de linfocitos, niveles elevados de interleucina 6, un biomarcador para la inflamación y la enfermedad crónica, y concentraciones elevadas de troponina I de alta sensibilidad, un marcador de ataque cardíaco.

Esta es la primera vez que los investigadores presentan un estudio detallado de los factores de riesgo relacionados con la enfermedad y la muerte en adultos hospitalizados por su causa. La muestra es aún pequeña y es muy pronto para dar por hecho, sin embargo, estos hallazgos constituyen nuevas pistas para estimar el pronóstico de los pacientes infectados con SARS-CoV-2.

Referencia:

First study identifies risk factors associated with death in adults hospitalised with new coronavirus disease in Wuhan.  https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30566-3/fulltext