La vitamina D, un importante micronutriente liposoluble, es necesaria para construir y mantener la salud ósea. Su deficiencia puede inducir a huesos blandos, delgados y quebradizos, y puede dar pie a otros problemas médicos en el futuro, incluida la osteoporosis y algunos tipos de cáncer.

La principal fuente de vitamina D se proporciona a través de la interacción de la piel, específicamente la capa profunda debajo de la epidermis se llama dermis, con la luz ultravioleta beta (UVB) proveniente del sol.

Exposición limitada a la luz solar

Los resultados de varias investigaciones previas han sugerido que los atletas universitarios que practican deportes bajo techo tienen un mayor riesgo de sufrir un estado de insuficiencia de vitamina D, debido a la exposición limitada al sol y a dietas que favorecen la deficiencia del micronutriente.

Los atletas con pigmentación de la piel más oscura exhibieron un mayor riesgo de insuficiencia de vitamina D.

De forma cónsona a esta línea, un reciente estudio realizado de forma colaborativa por investigadores de la Universidad George Manson, en Virginia, y el Sistema de Salud de la Clínica Mayo, encontró que los atletas universitarios que participan en deportes bajo techo, especialmente los afroamericanos, podrían tener deficiencia de vitamina D y correr el riesgo de sufrir lesiones o un bajo rendimiento.

Para llegar a esas conclusiones, el equipo de investigación evaluó el estado de vitamina D entre los jugadores de baloncesto de los equipos masculinos y femeninos de los Patriots de George Mason.

Durante la temporada 2018-2019, a los jugadores se les asignó una dosis, que pudo ser alta, baja o nula, de vitamina D dependiendo de sus niveles circulantes de 25-hidroxivitamina D al comienzo del estudio con el objetivo de identificar la dosis de suplementos de vitamina D3 (colecalciferol, una de las dos formas en que se presenta la vitamina D) requerida para estado óptimo.

Más evidencia

Durante la temporada, los jugadores fueron monitoreados regularmente. El cumplimiento de la suplementación fue evaluado por los entrenadores atléticos designados para cada equipo. Durante el estudio, los investigadores recopilaron la composición corporal de cada jugador, la pigmentación de la piel, la exposición al sol, la ingesta dietética y muestras sanguíneas.

La deficiencia de vitamina D puede inducir a huesos blandos, delgados y quebradizos y dar pie a otros problemas médicos, incluida la osteoporosis y algunos tipos de cáncer.

El análisis de esta información reveló que el 65 por ciento de los participantes presentaba niveles insuficientes de vitamina D, un resultado consistente con una reciente revisión que encontró que el que el 56 por ciento de una muestra total de 2.000 atletas nueve países diferentes tenían niveles inadecuados de vitamina D.

Los investigadores evidenciaron que los atletas con pigmentación de la piel más oscura exhibieron un mayor riesgo de insuficiencia de vitamina D al inicio del estudio, contrastando notablemente con los participantes con piel clara.

Aunque se trata de un estudio piloto, señalan los autores de estudio, los resultados proporcionan más evidencia de la alta prevalencia de insuficiencia de vitamina D entre una muestra de atletas que practican deportes bajo techo, particularmente en los jugadores de baloncesto universitario.

Referencia: The Effects of Cholecalciferol Supplementation on Vitamin D Status Among a Diverse Population of Collegiate Basketball Athletes: A Quasi-Experimental Trial. Nutrients, 2020. https://doi.org/10.3390/nu12020370