La epilepsia es una condición neurológica que puede afectar de por vida a quienes la sufren. Sin embargo, con el apropiado manejo de la misma, esta no debería ser un impedimento para que las personas realicen las actividades que deseen.

Que la epilepsia no evite que conozcas el mundo

Con el cuidado adecuado, hasta metas que pueden llegar a ser muy problemáticas para una persona con epilepsia, como viajar, podrían llevarse a cabo. Acá nos encargaremos de compartir contigo los tips más importantes para que puedas disfrutar de conocer el mundo sin problemas, simplemente al tomar estas precauciones.

Preparación previa

Un viaje, ya sea por un par de días o varias semanas, normalmente implica una gran cantidad de planeación y preparación. Ahora, en el caso de la epilepsia, además de todos los arreglos comunes, es importante también que antes viajar te asegures de cubrir todos estos puntos.

Consulta con tu doctor

Lo primero que debes hacer es ir con tu médico de cabecera y comentarle la idea que tienes de viajar. Según el lugar que sea y también según el caso particular que presentes, el doctor podría ser capaz de darte ciertos consejos para mantener su salud bien cuidada.

Asimismo, podría realizar una receta especial con una cantidad de medicación anti-epilepsia un poco mayor a la común para que puedas usarla en momentos de alto estrés o alta demanda, como una situación inesperada en el aeropuerto o un retraso muy grande en el transporte.

Sumado a ello, también podría hacer copias de tu récipe usual para que puedas llevarlo contigo en el viaje. De este modo, ya contarás con un respaldo en caso de que necesites renovar por algún motivo tu abastecimiento de medicamentos.

Abastécete con más medicina de la que usualmente tomas

Aunque llevar el récipe es una buena solución, lo cierto es que los medicamentos en algunas áreas pueden ser muy costosos. Por lo que, para evitar malos ratos es bueno que lleves duplicada la cantidad que necesitarás para el viaje.

Es decir, si te quedarás una semana, lleva suficientes medicamentos como para dos. Uno de ellos puedes llevarlo contigo siempre y tener el otro con el resto de tu equipaje. De este modo, en caso de extravío o robo tendrás la espalda cubierta.

Consigue un seguro o actualiza el que ya tienes

Otra forma de asegurarte de tener acceso a lo que requieres durante tu viaje es adquirir un seguro. Si ya tienes uno el primer paso es revisarlo para entender qué cubre y qué no, así como si hay necesidad de aumentar su cobertura o cambiarlo.

Por otra parte, también es recomendable contar específicamente con un seguro de viajes. Sin embargo, antes de adquirirlo es vital que veas qué tipo de circunstancias cubre y si de verdad te será de utilidad en caso de que necesites tratamiento o nuevas medicinas.

Asegúrate de recibir todas las vacunas necesarias

Si el organismo se encuentra debilitado, la posibilidad de que las convulsiones se presenten aumenta. Por ello, es importante que, al elegir el lugar que visitarás, te asegures de averiguar si requieres alguna vacuna antes de ir y de colocártelas todas como una prevención.

Adapta tu itinerario de medicinas a la zona horaria de tu destino

En caso de que el lugar al que vayas tenga una diferencia de horario con tu país, es importante que planees de antemano los horarios de las pastillas. El romper la rutina con ellas podría aumentar los riesgos de tener una convulsión. Por lo que, lo mejor el averiguar qué horas en el otro espacio equivalen a las de tu horario normal y asegurarte de tomar siempre las pastillas en ese momento.

Consigue una pulsera de identificación

Otra precaución bastante útil podría ser conseguir una pulsera médica en la que se detalle tu identidad, condición y también posiblemente un número de emergencia. De esta forma, en caso de que se presente un ataque, las personas a tu alrededor sabrán qué hacer y los equipos de asistencia médica podrán conocer de inmediato tu caso y saber cómo actuar.

Crea una tarjeta informativa sobre tu condición

Como un complemento más detallado de la información, también podrías contar con una tarjeta informativa. Además, en caso de que en el lugar que visites no hablen tu lengua nativa, podrías hacer que la tarjeta tenga el contenido traducido al idioma de la zona.

Planea

Asimismo, si eres mujer, es bueno que te asegures de organizar tus viajes cuando no estés a punto de tener la menstruación. Ya que, se ha probado que la misma puede llegar a ser un detonante para las convulsiones.

Asimismo, para evitar el estrés (otro detonante) es bueno que los sitios que visitarás, el lugar en el que te quedarás y la comida que tendrás ya esté organizada de antemano. De este modo, no tendrás que preocuparte y podrás disfrutar más del viaje.

Durante el vuelo

El siguiente paso durante el viaje es el transporte. Existen mucho medios de viajar de una zona a otra. Sin embargo, acá nos enfocaremos en mencionar los tips para los viajes en avión, ya que estos suelen significar que la distancia a recorrer será más larga y el riesgo de estrés más alto.

Hazle saber a la aerolínea tu condición

No dejes pasar la posibilidad de hacerle saber a la aerolínea de tu epilepsia. De este modo, el personal de abordo podrá ser mucho más rápido y efectivo para responder en caso de una emergencia.

Advierte a tus compañeros de vuelo cercanos

La idea anterior se aplica también a aquellos que serán tus compañeros cercanos en los asientos del avión. Al estar enterados de la situación, estos podrán actuar con más calma y avisar rápidamente a la tripulación del avión. Incluso, existen manuales que puedes ofrecer a tus compañeros de viajes para informarlos a cabalidad sobre tu condición y qué hacer en caso de emergencia.

Si puedes, opta por asientos preferenciales

El acceso y salida rápida de los espacios para ti son vitales, por lo que, es importante que trates de buscar siempre los asientos cercanos al pasillo y a la salida. De este modo, si requieres ayuda, esta podrá llegar a ti con mucha más facilidad.

Mantente bien alimentado y descansa

Otro de los problemas con los vuelos es que estos suelen ser agotadores. Muchas veces la comida es poca durante el vuelo para los estándares normales y las horas de sueño se disminuyen. Ya se sabe que ambos son factores que pueden contribuir a desencadenar las convulsiones. Por lo que es vital que estés siempre atento para darle a tu cuerpo el descanso y las energías que necesita.

Lleva tus medicinas en el equipaje de mano

Para asegurarte de que ningún tipo de retraso evite que tomes tus medicinas, asegúrate de llevar suficientes en tu equipaje de mano. De este modo, podrás tomarlas sin problema en tu horario regular tanto en el aeropuerto como en el avión.

En el viaje

Todas las preparaciones anteriores nos llevan finalmente al lugar de destino. Ya con todo lo demás, deberías estar bien preparado. Pero, para estar completamente seguros, lo mejor es que continúes cuidándote durante tu estancia.

Asegúrate de dormir lo suficiente

El primer punto importante es que tengas las suficientes horas de sueño. Aunque ello pueda implicar dormir todo el primer día o saltarse una ida a la piscina, por ejemplo, lo mejor es dormir. Si tu cuerpo está cansado, el salir lo hará sobre exigirse, lo que también podría desencadenar que se recienta y se presenten convulsiones.

Escucha las señales de tu cuerpo

Siguiendo con este punto, si te sientes mareado, te duele la cabeza, comienzas a notar pequeños tics en diferentes áreas de tu cuerpo o cualquier otro indicador que comúnmente te advierte de la llegada de una convulsión, descansa. Muchas veces el estado de tensión en el que queda el cuerpo por el viaje puede desencadenar este tipo de sensaciones.

Evita los disparadores conocidos de las convulsiones

Además de todo lo anterior, se sabe que cosas como las bebidas alcohólicas y las drogas recreativas pueden llegar a ser disparadores de las convulsiones. Asimismo, si eres fotosensible, definitivamente querrás alejarte de ciudades con grandes despliegues de anuncios o espectáculos de luz que puedan hacerle daño a tu salud.

Conócete y cuídate

A pesar de que pueden existir muchos medios para cuidar de tu cuerpo en caso de tener epilepsia, la verdad es que al final las convulsiones pueden llegar a ser impredecibles. Por lo que, lo más importante de todo, aparte de todos estos tips comunes para mantenerte sano y protegido, es que aprendas a escuchar a tu cuerpo.

Muchas veces, este podrá avisarte cuándo esté alcanzando su límite y si le das el descanso que te pide, la epilepsia no tendrá por qué detener tu paso por el mundo. Eso sí, ello siempre y cuando seas precavido y te mantengas atento a la señales.

Referencias:

Travel and Epilepsy: http://bcepilepsy.com/files/information-sheets/Travel_and_Epilepsy-2016.pdf

Triggers for Epileptic Seizures: http://www.bcepilepsy.com/files/information-sheets/Triggers.pdf