La web es un espacio vasto en el que el mundo puede conectarse y tener acceso a mucha más información y conexiones que nunca antes. Ella se ha convertido en una fuente de conocimientos casi ilimitados a la que el mundo se vuelve cada vez que quiere respuestas.

Sin embargo, su capacidad es tan extensa que también los malos actores la han aprovechado para realizar actividades ilícitas. Una de las que lastimosamente ha venido en aumento tiene que ver con la reproducción y distribución de material que involucra abuso infantil.

La alianza entre Five Eyes y las empresas de la tecnología

Este jueves el Reino Unido ha liberado un comunicado en el que revela una serie de lineamientos estipulado por la coalición de países conocida como Five Eyes. Esta está compuesta por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Entre estas naciones, han llegado a desarrollar lo que han llamado “Voluntary Principles to Counter Online Child Sexual Exploitation and Abuse”. En este tratado dan a conocer 11 directrices que las grandes compañías de la tecnología en el mundo deberían seguir para hacerle frente a la distribución de contenidos de abuso infantil.

Hasta el momento, nombres como Google, Microsoft y Facebook ya se han unido a este movimiento. Asimismo, también cuenta ya con el apoyo de otras grandes compañías como Twitter, Roblox y Snap.

Las 7 categorías del tratado

Dentro del tratado, las medidas sugeridas vienen separadas en 7 categorías para comprender mejor las áreas de acción en las que se desenvolverán. Dichas delimitaciones, a grandes rasgos, son las siguientes.

1.- Prevención de la aparición de material que involucre abuso infantil

Esta área cubre dos puntos del tratado y se refiere a que las compañías deben dar su mejor esfuerzo al evitar que este tipo de contenidos sean distribuidos. Para ello, tienen que actuar en dos flancos: el primero consiste en sistemáticamente retirar los contenidos conocidos y el segundo se basa en hacer exámenes constantes con los cuales descubrir posibles nuevos videos, imágenes, escritos o incluso posibles agresores.

2.- Ubicación de comportamiento predatorio

En cuando a estos últimos, nos encontramos con que el tratado ofrece dos puntos más explícitamente a los mismos. Los sitios que acuerden acatar estas medidas deberán monitorear constantemente los espacios para evitar individuos con conductas predatorias puedan tender trampas a los niños.

3.- Ubicación de livestreams maliciosos

Por otro lado un punto particular se refiere al uso del livestream. En general, estos a veces son empleados para reproducir este tipo de contenidos ilegales. Por lo que, las empresas deberán estar siempre atentas y monitorear sus plataformas para evitar prestarse para este tipo de actos.

4- Estrategias de uso especializadas para niños

Asimismo, otro punto se dedica a la forma en la que las plataformas se manejan. Si las mismas están diseñadas para dar acceso tanto a niños como adultos, entonces deben contar con protocolos especiales en caso de que se trate de un niño. De este modo, se les podrá proteger de posibles predadores que asechen en la red.

5.- Colaboración y respuesta a una amenaza latente

En cuando a esta área, tres puntos del tratado se dedican a explicarla. Básicamente, todos indican que las compañías se comprometen a compartir de forma periódica y transparente la información que vayan descubriendo en cuanto al tema. De este modo, todas como una sola comunidad pueden trabajar a la par para fortalecerse mutuamente y desarrollar nuevas estrategias para combatir el abuso infantil.

6.- Ajustes en los buscadores

El punto final del tratado nos lleva a los buscadores internos de los grandes de la tecnología. Todos ellos deben comprometerse a desarrollar sistemas que no den resultados ni acceso a este tipo de contenidos. Asimismo, estos buscadores deben contar con un filtro que evite que los mismos lleguen a ser recomendados por su buscador o por terceros.