En una sociedad como la moderna en la que todo está interconectado gracias a la tecnología podríamos pensar que estar aislado es casi imposible. Sin embargo, este se trata de un fenómeno que ocurre mucho más seguido de lo que parece.

Sobre todo, se puede ver el aumento de su incidencia a medida que las personas envejecen y su círculo social se cierra. Con esto, las interacciones con el mundo de la persona son cada vez menos frecuentes y ello puede devenir en complicaciones de salud, tanto mentales como físicas.

Postcorona, un servicio para enviar mensajes a tu yo del futuro cuando finalice la pandemia

Todos estos puntos ya son conocidos y han sido estudiados en otras ocasiones. Ahora, en esta, el interés de los investigadores se ha posado sobre la posible relación entre el aislamiento social de los padres y las consecuencias de salud que ello puede traer para sus hijos.

Los resultados de un detallado seguimiento

Con la finalidad de contar con una base de datos lo bastante amplia como para poder extrapolar los resultados de la muestra a la población general, los investigadores hicieron uso de los datos recaudados por el estudio de 2014 titulado “Family Life, Activity, Sun, Health, and Eating (FLASHE) study”.

De entre todas las fuentes que pudieron elegir, se decantaron por esta debido a lo detallado de su recolección de datos. Ya que este es uno de los pocos estudios que se encargó de monitorear solo a los padres y su salud, sino también a sus hijos adolescentes de entre 12 y 17 años.

El cannabis puede reducir los síntomas de trastorno de estrés postraumático, pero a corto plazo

En el estudio del 2014 mezclaron sistemas de seguimiento a través de encuestas y también algunos adolescentes usaron monitores cardiacos para tener un recuento más claro de la actividad física. Gracias a esta información, el estudio realizado publicado el 2019 pudo finalmente encontrar un enlace entre la conducta social de los padres y la salud de los hijos adolescentes.

El aislamiento de los padres afecta a los hijos

Claramente, los padres que tienen menos encuentros sociales o viven en situaciones de aislamiento tienen una salud general más pobre. Por ello, son propensos a sufrir de más afecciones físicas como falta de sueño, presión sanguínea más elevada y hasta un riesgo de muerte más alto.

Asimismo, el aislamiento en los adultos puede llevar a problemas psicológicos como la depresión o la ansiedad. Todos estos problemas mencionados, también pueden presentarse en el adolescente.

¿La marihuana influye en la salud mental?

En sus análisis fue claro que los adolescentes que reportaban poca actividad física y exposición al Sol (debido usualmente al aislamiento de los padres) terminaban por reportar condiciones de salud más débiles que los adolescentes con padres socialmente activos.

Aún no se conoce el inicio de la cadena

En efecto, se ha podido ver que, allí donde está presente el aislamiento social también suelen presentarse afecciones de salud. Sin embargo, con este estudio no ha sido posible determinar cuál es el origen ya que ambos casos se han estudiado mientras se presentaban en simultáneo.

Así que, para los investigadores, la siguiente pregunta a responder sería qué ha llegado primero. En decir, si el aislamiento social de los padres deriva en mala salud para ellos y su progenie, o si la mala salud de estos y sus hijos es lo que hace que se presenten las conductas solitarias y mucho menos sociales.

Referencias:

The Association Between Social Isolation and Health: An Analysis of Parent–Adolescent Dyads from the Family Life, Activity, Sun, Health, and Eating Study: https://doi.org/10.1007/s10615-019-00730-2

Family Life, Activity, Sun, Health, and Eating (FLASHE) study: https://cancercontrol.cancer.gov/brp/hbrb/flashe.html

Más en TekCrispy