A medida que crecen los casos globales de COVID-19, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que los suministros para los trabajadores de la salud que atienden los casos de infección del coronavirus se estaban “agotando rápidamente”.

Durante una conferencia de prensa Ghebreyesus puntualizó que la escasez de estos materiales está dejando a médicos, enfermeras y otros trabajadores de salud de primera línea peligrosamente mal equipados para atender a pacientes infectados con COVID-19.

Suministros necesarios

De acuerdo a las estimaciones de la OMS, hasta el martes (3 de febrero), 90.893 personas en 76 países habían contraído el virus. El aumento de casos ha incrementado los temores, causando tensiones en los muy necesarios suministros de protección personal, elevando sus precios.

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud.

La OMS estimó que se necesitarían 89 millones de mascarillas, 76 millones de guantes y 1,6 millones de gafas cada mes para que los trabajadores de la salud respondan al brote. Sin proteger a las personas que se encuentran en la vanguardia, será imposible detener COVID-19, señaló el alto funcionario sanitario.

Al respecto, Ghebreyesus informó que la OMS ha enviado casi medio millón de juegos de equipos de protección personal a 27 países, pero que estos suministros se estaban agotando rápidamente.

En la mayoría de las tiendas se agotó el inventario de mascarillas faciales. Esta escasez en las tienda hace que los usuarios se enfoquen en el mercado en línea, donde en sitios web como Amazon y eBay, los precios se han disparado.

Resguardar a los que protegen

Los funcionarios de la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido reiterados avisos aclarando que el uso de mascarillas faciales para personas sanas era una precaución innecesaria.

La escasez de estos materiales está dejando a los médicos, enfermeras y otros trabajadores de salud peligrosamente mal equipados para atender a pacientes con COVID-19.

A nivel mundial, la OMS estimó que el suministro de equipos de protección personal debe aumentarse en un 40 por ciento, por lo que el ente sanitario pidió a las empresas y países que hicieran un esfuerzo por aumentar la producción de estos productos y llenar los vacíos en los suministros.

En este sentido, el funcionario manifestó que esta situación no puede ser resuelta solo por la OMS o una sola industria, que se requiere del trabajo de todos para garantizar que los países puedan resguardar a todas las personas que protegen a los ciudadanos afectados por la enfermedad.

Si bien la principal prioridad de la OMS es ayudar a contener la expansión de la enfermedad, Ghebreyesus reconoció que los países también deben prepararse para una “transmisión comunitaria sostenida” dentro de sus poblaciones, sugiriendo que COVID-19 podría continuar alterando la vida cotidiana.

Referencia: Shortage of personal protective equipment endangering health workers worldwide. World Health Organization Newsroom, 2020. https://bit.ly/38mynZk