Comprender el impacto del uso antropogénico y las alteraciones en los ecosistemas costeros es crucial para que los administradores ambientales y los ecologistas manejen de manera efectiva y sostenible el desarrollo futuro.

Esto incluye evaluar la biodiversidad, la resistencia a las perturbaciones y el potencial de recuperación a largo plazo de un área.

Influencias naturales y humanas

En áreas muy urbanizadas con actividades económicas marítimas prolíficas, esto puede ser un desafío debido a que los hábitats están siendo modificados por puertos, infraestructura de navegación, protección contra inundaciones, descarga de aguas residuales, contaminantes químicos tóxicos y dragado, que pueden afectar los recursos naturales del ecosistema.

El estudio encontró que las olas y mareas tuvieron un mayor impacto en el ecosistema de  bahía que la actividad humana. En la imagen, la Bahía de Swansea.

La Bahía de Swansea, en Gales, con sus dos centros urbanos, alberga a unas 290.000 personas y es un importante centro industrial, que incluye una gran fábrica de acero y dos puertos.

Para los científicos, las zonas costeras altamente urbanizadas como la Bahía de Swansea, presentan un problema, debido a que allí convergen diversas influencias naturales y humanas que puede ser difícil desentrañarlas, o averiguar cuáles son las más significativas.

A fin de abordar estas dificultades, un equipo de investigadores de la Universidad de Swansea realizó un estudio de gran alcance cuyos resultados muestran que los mayores impactos sobre la vida marina en la Bahía de Swansea, provienen de las olas y las mareas más que de la actividad humana.

Al combinar los datos sobre las especies, los impactos humanos y las pautas de las olas y las mareas, el estudio ofrece el panorama más completo hasta la fecha de los factores que impulsan el cambio en la Bahía de Swansea, un entendimiento que permitirá a los planificadores comprender mejor la bahía y los posibles impactos de los nuevos acontecimientos en su ecosistema.

Integración de datos

Para el estudio, el equipo de investigación reunió datos sobre especies, impactos humanos y patrones de olas y mareas y los introdujo en un modelo estadístico, lo cual permitió evaluar la importancia de los diferentes factores examinados.

Las zonas costeras altamente urbanizadas presentan un problema debido a que allí convergen diversas influencias naturales y humanas que pueden ser difíciles de desentrañar.

La integración de datos de encuestas biológicas, modelos hidrodinámicos y datos de impacto antropogénico condujo a tres hallazgos principales: (1) las olas y mareas tuvieron un mayor impacto en el ecosistema de la bahía que la actividad humana, (2) las olas y las mareas provocaron más de la mitad de todas la variaciones de especies observadas, y (3) que diferentes especies se vieron afectadas por distintos factores y en diversos grados.

En referencia a estos hallazgos, la doctora Ruth Callaway, investigadora afiliada a la Facultad de Ciencias de la Universidad de Swansea y coautora del estudio, señaló:

“Puede ser una sorpresa dado que es una zona altamente urbanizada, pero el mayor impacto en la ecología de la bahía de Swansea son las olas y las mareas. Nuestra investigación muestra que estos factores naturales influyen en la vida marina más que la actividad humana”.

Referencia: Natural dynamics overshadow anthropogenic impact on marine fauna at an urbanised coastal embayment. Science of The Total Environment, 2020. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.137009