Dos años después de haberse sometido a una mastectomía de ambas mamas, la famosa actriz de Hollywood, Angelina Jolie, decidió proceder con la extirpación de sus ovarios y trompas de Falopio. Todo esto con el fin de reducir su riesgo de desarrollar cáncer, una enfermedad a la cual se encuentra predispuesta genéticamente como resultado de una mutación del gen BRCA1.

A simple vista, parece un procedimiento bastante muy prometedor a pesar de lo drástico. Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista Menopause revela que las mujeres que se extirpan los ovarios para minimizar su riesgo de cáncer pueden enfrentarse a un riesgo mayor como consecuencia: muerte prematura a causa de enfermedad cardíaca.

Salpingooforectomía antes de la menopausia natural

Pese a que muchas mujeres lo consideran un método viable para evitar el cáncer, la aplicación de salpingooforectomía, nombre con el que se conoce a la extirpación de las trompas de Falopio y ambos ovarios, antes de la menopausia natural se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en mujeres de edades similares con ovarios presentes.

Interesados un obtener nueva evidencia al respecto, un equipo de investigadores recolectó datos de más de 2,700 mujeres posmenopáusicas para investigar los efectos modificadores de los antecedentes familiares de infarto de miocardio prematuro antes de cumplir los 50 años y su relación con la extracción de los ovarios antes de la menopausia natural. Prestaron atención también a la posible relación de estos con la mortalidad asociada a enfermedad cardíaca y cardiovascular.

Y nuevamente se encontró una fuerte relación: tener antecedentes familiares de enfermedad cardíaca definitivamente incrementó el riesgo de mortalidad por la misma causa en mujeres que se habían extirpado ambos ovarios antes de los 45 años de edad, haciendo este procedimiento especialmente riesgoso para estos casos. En palabras de la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de NAMS y autora de la investigación:

“Este estudio proporciona evidencia adicional de que la extirpación de los ovarios antes de la edad natural de la menopausia se asocia con múltiples resultados adversos a largo plazo para la salud, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad temprana, y debe desaconsejarse en mujeres que no tienen un mayor riesgo genético de ovario cáncer”.

Se trata de una situación bastante irónica si tomamos en cuenta que los ovarios y el útero son los órganos sanos que se extraen con mayor frecuencia por fines preventivos de enfermedades como el cáncer. Pero con estos hallazgos conviene pensarlo dos veces antes de retirar los ovarios en mujeres jóvenes con esta historia familiar.

Referencia:

Family history of premature myocardial infarction modifies the associations between bilateral oophorectomy and cardiovascular disease mortality in a US national cohort of postmenopausal women. https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.140.suppl_1.12561