Las carnes son una parte que siempre ha sido básica en nuestra dieta. Después de todo, en ellas podemos encontrar gran cantidad de nutrientes que nuestro organismo requiere para funcionar.

Pero, como todo, cualquier cosa en exceso puede resultar perjudicial. En este caso, el consumir demasiadas carnes ya no solo ha probado ser malo para nuestro cuerpo, sino que también ha demostrado ser malo para nuestro ambiente.

En una reciente investigación publicada en la revista Nature, el equipo de investigadores ha descrito los perjuicios del aumento en el consumo de carnes y las consecuencias que esto puede traer para el ambiente. Sobre todo, cuando se habla de la reposición del agua y de la protección de los espacios de reproducción de los peces.

¿Por qué consumir carne acaba con los ríos de Estados Unidos?

La investigación específicamente se ha enfocado en los sistemas ganaderos y de procesamiento de carne en los Estados Unidos. Los mismos suelen hacer uso del agua de los ríos colindantes como una fuente de humectación para los sembradíos que utilizan para alimentar al ganado.

Para ello, muchas veces desvían el curso de los ríos de forma que su flujo sirva como un alimento constante para sus plantaciones. Sin embargo, la cantidad de agua que demandan estos sembradíos es mucho mayor que la que naturalmente se renueve.

En pocas palabras, estas acciones poco a poco están drenando los caudales de los ríos. Con ello, se van áreas de hidratación de los animales y plantas de la zona, así como los espacios de vida y reproducción de gran variedad de peces de río.

Según los datos ubicados por el equipo de investigadores, solo estos cultivos se llevan hasta un 32% del consumo de agua anual en EE.UU. Por lo que, queda más que claro que los mismos juegan un papel fundamental en el actual gasto excesivo de este recurso no renovable.

Más demanda, más producción

A pesar de que en la actualidad muchas iniciativas veganas y vegetarianas están tomando un lugar privilegiado en el conocimiento público, la verdad es que aún no se tratan de costumbres ampliamente adoptadas.

Una clara muestra de ello es la constante y creciente demanda de países como los Estados Unidos de todo tipo de productos animales y tipos de carne. A medida que dicha necesidad aumenta, los productores de estos alimentos ven la oportunidad aumentar las ganancias y continúan generando más productos. Con ello, aumentan los espacios de alimentación del ganado y la cantidad de agua en los ríos disminuye.

Una posible solución

Además de llamar la atención sobre este tema, los investigadores también han apuntado que existe una posible solución. La utilización del sistema de cultivo conocido como barbecho podría ser de gran utilidad.

Este consiste en dejar por varios ciclos vegetales la tierra sin cultivar. De este modo, la misma recupera nutrientes, humedad y se protege contra posibles enfermedades que puedan estar en el terreno. Asimismo, estos períodos de barbecho ayudarían a los ríos a tener un flujo normal y a equilibrar un poco el constante drenado de agua que sufren.

Referencia:

Water scarcity and fish imperilment driven by beef production: https://doi.org/10.1038/s41893-020-0483-z