Cada año, la American Physical Society (APS) se da a la tarea de reunir a los físicos más prominentes del mundo en un solo espacio. Allí, se realizan conferencias, ponencias y presentaciones en las que se discuten las teorías y experimentos más novedosos en el campo.

Para este año, se esperaba que a su sede en Denver, Colorado (EE.UU.) asistieran más de 11.000 personas interesadas en el evento. Sin embargo, los recientes problemas relacionados con el coronavirus y el aumento de sus brotes han hecho que esta gran reunión anual se encontrara con un obstáculo inesperado.

El coronavirus es una amenaza muy grande

Ya está más que claro que el coronavirus se trata de una enfermedad muy difícil de controlar por su largo periodo de incubación y síntomas extremadamente similares a los del resfriado común. Asimismo, su fácil transmisión por el aire hace que los lugares densamente concurridos se conviertan en una posible zona de peligro y de contagio.

Debido a ello, la American Physical Society que tenía pautada su gran reunión anual ha tomado la decisión de cancelar la sesión. Con ello, esperan estar contribuyendo a evitar que el coronavirus pueda esparcirse en su país y en el mundo más de lo que ya lo ha hecho.

Todo pasó muy rápido

Esta no se trata de la primera gran reunión que se ve cancelada este año por motivo del coronavirus. Sin embargo, sí se ha presentado como la primera en tomar esta decisión de forma extremadamente repentina.

En otras ocasiones, las conferencias han marcado su cierre semanas e incluso meses antes de su realización. En este caso, se esperaba que la reunión de la APS se llevara a cabo hoy mismo. Por lo que, el cambio de planes ha tomado a muchos de los asistentes por sorpresa. Debido a lo cual, muchos han quedado preguntándose qué pasará ahora con sus presentaciones.

Entonces… ¿no se dará la conferencia este año?

En efecto, la congregación de la American Physical Society ha quedado oficialmente suspendida. Sin embargo, ello no implica que las charlas no se puedan llevar a cabo.

Los físicos de todo el mundo han concordado en realizar la reunión y sus ponencias a través de diversas plataformas web. De modo que, sus hallazgos y nuevos conocimientos puedan ser compartidos sin miedo a que la reunión se transforme en un caldo de cultivo para el coronavirus.

Una medida que deja qué desear

Mientras que la decisión de cancelar el evento es entendible, ya que otras organizaciones ya lo han hecho, lo que deja a las personas dudando es el hecho de haber realizado la cancelación tan tarde. Los físicos invitados y los asistentes al evento recibieron un email de la APS apenas 36 horas antes del inicio pautado de la reunión en el que se les pedía que no se trasladaran a Denver.

Sin embargo, buena parte de ellos ya habían llegado a la ciudad el 29 de febrero. Por lo que, aun así, aunque el evento se haya cancelado, la movilización innecesaria de personas aún se dio. Por lo que, queda preguntarse qué tan positivo será el impacto que tendrá esta cancelación de último minuto en la lucha contra el coronavirus.