Desde la década de 1970, la presencia femenina en el ámbito médico se ha incrementado notablemente. En la actualidad las mujeres constituyen alrededor de la mitad de todos los graduados y ocupan cerca del 40 por ciento de los puestos de las facultades de medicina.

No obstante, en lo que se refiere a logros laborales y compensación, en el campo de la medicina existen diferencias significativas entre los sexos.

Midiendo diferencias de ingreso

Las pruebas sobre las diferencias salariales entre los médicos académicos de ambos sexos son limitadas, una brecha que se debe en buena medida a la dificultad de obtener datos sobre el salario y los factores que influyen en él.

Los estudios existentes se han visto restringidos por la dependencia de los enfoques basados en encuestas para medir las diferencias de ingresos entre los sexos, la falta de datos contemporáneos, el pequeño tamaño de las muestras o la limitada representación geográfica.

Las mujeres constituyen alrededor de la mitad de todos los graduados y ocupan cerca del 40 por ciento de los puestos de la facultad en las facultades de medicina.

Estas diferencias salariales entre hombres y mujeres suelen atribuirse a las decisiones personales de las mujeres de reducir las horas de trabajo, abandonar la fuerza laboral en favor de las responsabilidades domésticas, al cuidado de los niños o a deficientes habilidades de negociación.

A fin de abordar esta brecha, un equipo de investigación examinó las diferencias salariales por sexo en los rangos más altos de medicina académica entre los presidentes de departamentos clínicos en 29 escuelas de medicina en 12 estados de Estados Unidos.

Brecha salarial

Para ello, los investigadores recopilaron información salarial disponible públicamente y compararon los salarios promedio en 2017 de 550 cátedras de departamentos clínicos. Cerca de la sexta parte de las cátedras estaba conformada por mujeres, que, según encontraron los investigadores, ganaban hasta 80.000 dólares menos al año que sus contrapartes masculinas.

A las mujeres se les paga regularmente menos que a los hombres, incluso en los niveles más altos de medicina académica.

Luego de tener en cuenta una variedad de factores socioeconómicos, incluyendo el título del puesto (si se trata de un nombramiento interino o permanente), así como las diferencias regionales en el costo de vida, el tiempo que cada persona ocupaba el puesto y la especialización académica, los investigadores encontraron que la disparidad se mantuvo, ya que las mujeres ganaban unos 70.000 dólares menos al año que los hombres.

Más aún, al evaluar el número de publicaciones académicas y subvenciones otorgadas por los Institutos Nacionales de Salud, los investigadores evidenciaron que las mujeres ganaban unos 63.600 dólares menos que los hombres.

Respecto a estos resultados, la doctora Eleni Linos, profesora de dermatología en la Universidad de Stanford y autora principal del estudio, comentó:

“Cuando se ajustan todos estos factores, se sigue viendo una brecha salarial. Esto pone en duda las explicaciones comunes de las disparidades entre los géneros y destaca un problema estructural generalizado que debe ser abordado. Las mujeres con regularidad reciben una paga inferior a la de los hombres, incluso en los niveles más altos de la medicina académica”.

Referencia: Sex Differences in Salaries of Department Chairs at Public Medical Schools. JAMA Internal Medicine, 2020. https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2019.7540