Hasta ahora se sabe que muchos científicos se encuentran trabajando en una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 que ha sorprendido al mundo con su alto nivel de contagio. Sin embargo, se trata de un trabajo bastante arduo que, además de esfuerzo y financiamiento, requiere mucho tiempo.

Lo bueno es que la batalla no está perdida y el escenario aún no llega a ser tan desconcertante. Ha surgido una nueva iniciativa que trata de dar un enfoque diferente a estos desarrollos, no centrándose únicamente en el desarrollo de una vacuna, sino también en la comprensión total de su biología para combatirlo con antivirales.

Así los investigadores no solo abordarán dichas tareas, sino también la mejora de tratamientos para las personas que presentan síntomas graves de COVID-19 y el desarrollo de pruebas diagnósticas rápidas y precisas.

Esta colaboración de cinco años involucrará a profesionales de Harvard y el Instituto de Salud Respiratoria de Guangzhou, y recibirá un financiamiento de $ 115 millones de parte de la compañía Fortune 500, China Evergrande Group.

Una vacuna eficaz y segura puede tardar

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. explicó recientemente que aunque el trabajo va a un ritmo acelerado hasta el momento, el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2 tomará un tiempo importante.

Solo las pruebas para garantizar su seguridad pueden tomar hasta tres meses, mientras que demostrar su efectividad requerirá de seis a ocho meses. “Aunque esto es lo más rápido que hemos pasado de una secuencia de un virus a un ensayo, todavía no sería aplicable a la epidemia a menos que esperemos un año o un año y medio”, señaló durante una conferencia.

Hasta ahora varias compañías han arrojado resultados en dicha tarea. Moderna, una empresa de biotecnología radicada en Massachusetts ya ha creado y entregado una vacuna diseñada genéticamente por personal de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

En esta competencia también ha destacado la empresa de biotecnología de Filadelfia, Inovio, que está preparando pruebas de laboratorio y en animales para un diseño propio de vacuna contra el nuevo virus.

También Johnson & Johnson ha estado trabajando en ello, aunque han aclarado que llevarla al mercado podría tomar hasta un año. Es por ello que el nuevo proyecto propone un enfoque más completo para abordar de manera efectiva el brote actual, de modo que puedan obtenerse estrategias efectivas para detener su propagación y para atender a las personas ya infectadas.

Antivirales contra el COVID-19

De hecho, ya hay algunas alternativas de antivirales contra el nuevo agente. Un medicamento llamado remdesivir también estudiado para tratar el ébola, cuyos ensayos clínicos se iniciaron unos días atrás, ha mostrado resultados prometedores a nivel de laboratorio y de animales. “Sabremos razonablemente pronto si funciona, y si lo hace, tendremos una terapia efectiva para distribuir”, prometió Fauci.

Además, investigadores europeos descubrieron que hay hasta 31 medicamentos antivirales ya aprobados que podrían resultar eficaces para combatir la enfermedad. Según indican en un documento publicado en International Journal of Infectious Disease, la reutilización de estos tendría “una probabilidad sustancialmente mayor de éxito en el mercado en comparación con el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas específicos para virus, y un costo significativamente reducido y un calendario para la disponibilidad clínica”.

La espera, aunque lenta, luce muy prometedora. Mientras tanto, las autoridades de todo el mundo instan a la calma y omisión de mensajes de pánico para poder abordar la situación de manera eficiente hasta el lanzamiento de los nuevos medicamentos.

Referencia:

Harvard spearheads international effort to understand, fight new coronavirus. https://medicalxpress.com/news/2020-03-harvard-spearheads-international-effort-coronavirus.html