El día de hoy ha llegado la noticia que todos temíamos escuchar. Finalmente, el contagio del coronavirus ha llegado a tales niveles en el mundo que la Organización Mundial de la Salud se ha visto en la necesidad de declarar la alerta máxima mundial.

A inicios de esta semana, la OMS se había pronunciado para declarar que el término “pandemia” aún era demasiado fuerte para clasificar al contagio del COVID-19. Esta declaración llegó como una forma de calmar los ánimos luego del agitado fin de semana que se vivió con respecto al coronavirus.

Sin embargo, esta semana las noticias sobre el mismo y su llegada a nuevas fronteras (e incluso a nuevos continentes) han hecho que la perspectiva cambiara un poco. Por los momentos, la OMS tampoco ha hablado de una pandemia, pero no sería extraño comenzar a oír pronto ese término.

El panorama se complica

Conteo de casos de coronavirus en el mundo hasta el 28 de febrero del 2020.

En esta última semana, el panorama con respecto al coronavirus ha cambiado drásticamente. Por un lado, en Europa la cantidad de epicentros ha aumentado drásticamente, siendo uno de ellos (Italia) hasta uno de los países con más casos confirmados en todo el mundo. Asimismo, nueva información ha dejado saber que el brote de COVID-19 en España se vuelve cada vez mayor.

Aunque el panorama para China parece estar mejorando –habiendo reportado hoy el menor número de nuevos casos (poco más de 300) en todo el mes–, otros países del continente asiático parecen estar luchando para contener la enfermedad. Por su lado, Japón ha tomado medidas drásticas cancelando gran número de actividades y cerrando establecimientos por una semana. Sumado a esto, Corea del Sur lucha con sus más de 2.000 casos confirmados luego de que un brote masivo se diera en una iglesia cristiana de Daegu.

Todos los continentes menos la Antártida han sido infectados

Solo con esto, es claro que el coronavirus avanza rápido y con fuerza causando una crisis mundial. Sin embargo, la cantidad de noticias no se detienen allí, por ejemplo, Irán ha surgido como uno de los principales puntos de propagación que preocupan a la OMS y cuenta con el conteo de fallecidos por la enfermedad más alto después de China.

Así es cómo el coronavirus está cambiando las costumbres en el mundo

Sumado a esto, hasta esta semana dos continentes se habían mantenido alejados de todo el peligro, África y gran parte América (específicamente América Latina). Pero, en ambos casos ya se han reportado brotes de la enfermedad en sus respectivos países. En el caso de África el primer avistamiento en la zona subsahariana ha sido en Nigeria.

Por su parte, el Latinoamérica para la fecha ya se han registrado dos casos, uno en Brasil y otro en México. Se sabía que si este virus continuaba con su expansión, no solo tendría consecuencias negativas en la salud mundial sino también en la economía. Ahora, en esta última semana finalmente vemos el inicio de esta debacle con las caídas de los mercados de valores en el mundo y los descensos en el valor de las acciones de las más reconocidas compañías internacionales.

¿El coronavirus aún puede contenerse?

Según la OMS, esta todavía es una posibilidad. Como ejemplo, han hablado de los resultados positivos que ha obtenido China que, con sus rápidas medidas, parece estar logrando hacer que la velocidad y el volumen del contagio disminuya rápidamente.

Ello indica que, al tomar las medidas adecuadas, realmente puede ser posible detener el contagio. Sin embargo, a medida que este llega a nuevos países la detección temprana de cada caso se vuelve más compleja y, por ende, la cadena de contagios no se detiene.

La OMS considera que aún hay oportunidad de acabar con el avance del virus a través de adecuadas medidas de prevención, detención y contención. No obstante, el reloj ya corre y, si queremos detener esto antes de que sea tarde, es necesario hacer los cambios ahora.

Más en TekCrispy