A medida que el coronavirus hace su camino por el mundo, cada vez más países se ven afectados con las consecuencias de la enfermedad. La misma no solo ha sembrado el miedo en las mentes de millones de personas, sino que también ha cambiado la forma en la que nos manejamos diariamente, la manera en la que nos relacionamos e incluso el tipo de lugares que visitamos.

Ello se ha convertido en una realidad sobre todo para los habitantes de países que han tenido que lidiar con brotes repentinos o muy grandes de la enfermedad. En esta oportunidad, el que ha quedado bajo el foco ha sido Japón después de su más reciente decisión de cerrar algunos de los parques temáticos más reconocidos del país por tomar precauciones contra el coronavirus.

Disneyland, Legoland y Universal Studios estarán fuera de servicio

Este viernes, las autoridades de Japón han declarado que cancelarán las actividades en estas tres localidades (más el complemento de Disneyland, Disney Sea en Tokio) como una medida preventiva para evitar que se creen espacios en los que el coronavirus pueda transmitirse rápidamente.

Esto va de la mano con la decisión del gobierno de suspender todas las grandes congregaciones públicas por las próximas semanas. Se espera que todos estos parques temáticos estén cerrados hasta dentro del período de 2 semanas de espera pautadas inicialmente.

Sin embargo, si la cantidad de casos de Japón –que ya asciende a más de 200 infectados y cuenta con 4 fallecidos– no deja de aumentar lo más probable es que estas medidas se alarguen. Por ejemplo, las escuelas y las actividades académicas de todo tipo han sido canceladas hasta el mes de abril definitivamente. Esto podría darnos una idea de verdaderamente cuánto tiempo podrían pasar sin prestar servicio estos parques.

Todas estas atracciones temáticas han declarado que los que habían comprado tickets para visitarlos podrán tener un reembolso. Sin embargo, han sido categóricos en cuanto a que la diligencia se realice a través de las agencias de viaje y no en persona, ello para evitar que grandes volúmenes de gente se dirijan a sus instalaciones.

Otras medidas tomadas por el gobierno japonés

Como lo hemos dicho, la decisión de cerrar estos parques no ha venido de forma aislada. De hecho, Japón es uno de los países que ha tenido una respuesta más radical ante el coronavirus –si no se toma en cuenta a China.

El gobierno hasta la fecha ha dado la orden de cerrar o posponer más de 30 eventos y localidades distintas con el fin de proteger a sus ciudadanos del COVID-19. La mayoría de estas clausuras ocurrieron en febrero y tienen como fecha de vuelta al trabajo, por lo general, la segunda o tercera semana de marzo.

Hasta la fecha, los espacios y eventos más resaltantes clausurados por el gobierno japonés por motivo del coronavirus son:

  • Asahi Beer Oyamazaki Villa Museum of Art (Kyoto).
  • Bunkamura El Museo.
  • Castillo de Nagoya – Palacio de Hommaru y Seinan-sumi Yagura.
  • El museo del ferrocarril.
  • Museo Anpanman.
  • Museo de Arte Contemporáneo de Hara.
  • Museo de arte de Fukuoka.
  • Museo de arte Mori.
  • Museo de Snoopy.
  • Museo Ghibli.
  • Museo nacional de arte occidental.
  • Museo Nacional de Kioto.
  • Museo Nacional de Kyushu.
  • Museo Nacional de Nara.
  • Museo Nacional de Tokio.
  • Museo Olímpico de Japón.
  • Observatorios del Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio.
  • Sanrio Puroland.
  • Teamlab Borderless.
  • Teamlab Planets.
  • Teatro Kabukiza y los espectáculos kabuki: (en Tokio, Kioto, Osaka y Fukuoka).
  • Tokio Disneyland.
  • Tokio Disney Sea.
  • Tokyo City View.
  • Universal Studios Japan.

Japón bajo la mira (y las críticas)

A pesar de sus vastas medidas actuales de precaución, la verdad es que Japón ha sido víctima de fuertes críticas contra sus mecanismos de control del coronavirus. Por un lado, se ha dicho que sus medidas han sido tardías o no suficientemente serias.

Asimismo, se ha comentado que el criterio para realizar pruebas en el país ha sido muy estricto, lo que ha facilitado la creación de redes de contagio locales. Por otra parte, también se ha dicho que las pruebas de Japón no son tan exactas ya que, se ha visto que muchos tripulantes del crucero Diamond Princess que fueron devueltos a sus países por dar negativo en la prueba, fueron detectados como positivos en sus naciones de origen.

Posiblemente, estas nuevas medidas sean la respuesta de Japón a todas estas críticas. Ya que parece que está cambiando su enfoque ante la enfermedad a uno mucho más serio y controlado.