La epidemia del coronavirus continúa esparciéndose por el mundo. Europa ya se prepara para epidemias en todo su territorio tras el brote en Italia y el más reciente brote de España.

En Asia el contagio ya es casi generalizado en todos los países, aunque solo zonas como China (el epicentro, Japón y Corea del Sur son las que abarcan números extensos de casos registrados. Asimismo, en Latinoamérica ya se han corroborado dos casos del virus, uno en Brasil y otro México. Incluso, África ya está comenzando a ver sus primeros casos con los confirmados en Egipto y Nigeria.

Es claro que el COVID-19 continúa avanzando a pasos agigantados y, con él, probablemente comenzarán a presentarse medidas más restrictivas en todos los países con la intención de controlar su avance y evitar su contagio. Con ellas, probablemente lleguen periodos de cuarentena o por lo menos de reclusión voluntaria para evitar el coronavirus.

Debido a esto, muchas industrias como la del turismo, las ventas minoristas y el cine, solo por poner unos ejemplos, se podrán ver altamente afectadas por la paulatina disminución de público asistente y clientes. No obstante, tal parece que todas las áreas del comercio verán necesariamente consecuencias negativas.

En un mercado a la baja, las acciones de Netflix suben

El mercado de valores de Wall Street en esta semana experimentó una de las peores caídas que se habían visto en el mismo casi en toda la última década. La mayoría de las empresas experimentaron pérdidas y bajas en la demanda de sus servicios, por lo que sus acciones perdieron valor.

Incluso, algunas tan notorias como el índice Dow Jones se fueron a la baja de forma exorbitante. Sin embargo, de entre todas estas, hubo una que se destacó por tener un desempeño positivo en medio de todo este caos, Netflix.

Las acciones de la misma, en esta semana de caídas, aumentaron un 0,8%. Si bien es cierto que el porcentaje es bajo, al ponerlo en contexto el haber logrado esto se podría ver casi como un milagro. Pero, la verdad es que, en estas circunstancias, no es raro que compañías como Netflix comiencen a brillar.

¿Por qué?

La pregunta del millón. Aunque en un principio pueda ser difícil de imaginar, la verdad detrás del éxito de Netflix en estos tiempos se trata casi de una simple reacción de causa y efecto.

Como lo hemos dicho, las personas posiblemente se vean cada vez más en la necesidad de quedarse en casa por seguridad. Por lo que, es natural que recurran a alternativas como los maratones de series para matar el tiempo y entretenerse.

Debido a esto, lo más probable es que, mientras esta situación se mantenga, veamos que Netflix presente aumentos en la cantidad de usuarios y de interacciones con la plataforma. Lo que se traducirá en un tiempo de prosperidad para la plataforma de streaming.

Netflix no será el único beneficiado

En efecto, Netflix no se trata del único servicio de streaming que existe en la actualidad. Por ello, podremos ver que otras plataformas virtuales como Amazon Prime, Hulu, Apple TV, Hulu, Disney Plus y afines se verán beneficiadas.

Asimismo, otras empresas de servicios digitales como Amazon y Facebook también podrían ser parte de la ola de compañías favrecidas por la situación. Sin embargo, otras como Disney, que cuentan con servicios tanto digitales como presenciales (sus parques temáticos principalmente) no verán tantos beneficios ya que las ganancias de una parte solo servirán como un medio para equilibrar las pérdidas de la otra.