Sin lugar a dudas, el coronavirus, también conocido como COVID-19 en estos pocos meses ha conseguido convertirse en un problema de escala mundial. En la actualidad, los brotes de la enfermedad son cada vez más comunes y nuevos focos aparecen en nuevas fronteras.

Sin embargo, había dos lugares en el mundo que parecían no haber quedado tan afectados. Por un lado, estaba Latinoamérica, pero ya se ha detectado el primer caso de la enfermedad en una de sus naciones (Brasil).

COVID-19: OMS presentará una app de orientación y seguimiento de contactos

Del otro lado, nos encontramos con África, quien también tuvo un único reporte por parte de Egipto a inicios de este mes. Sin embargo, sus números no han cambiado desde entonces y tampoco parece haber nuevos brotes en algún otro de sus países.

Hasta ahora, África parece haber evadido el contagio

Con ello, podemos ver que el continente africano, y sobre todo el área subsahariana se ha mantenido a salvo por completo de esta enfermedad. Sin embargo, el motivo sigue eludiendo hasta a las mentes de los grandes científicos.

Muchas teorías existen ahora con respecto al motivo por el cual África se ha mantenido segura. No obstante, el único hecho concreto es que este continente parece ser el único que de un modo u otro ha eludido adecuadamente el contagio con el coronavirus.

Pero… mantiene relaciones de comercio muy cercanas con China

Un hecho de todo esto que particularmente levanta sospechas se trata de las relaciones comerciales que África mantiene con China (el epicentro del contagio). Otras zonas, como Australia, que también tienen un comercio cercano con él país rápidamente se vieron afectadas por el COVID-19.

Pero, ello no ha ocurrido con África hasta la fecha. Tal vez ello se deba a que, aunque existen relaciones comerciales, el intercambio y transporte entre ambas China y el continente africano no suele ser tan común o frecuente.

¿Estarán ocultando algo?

Una preocupante idea que ha surgido últimamente es que existe la posibilidad de que la realidad no sea como la pintan los medios de comunicación. Es decir, se tienen sospechas de que África sí haya detectado casos pero los haya ocultado del público.

Aunque esto podría ser una posibilidad, la verdad es que se trata de una muy remota y poco viable. El llevar a cabo una operación como esta requiere de muchos niveles de control que, en caso de una epidemia, serían difíciles de mantener.

El bienestar animal es fundamental para el futuro de la humanidad

Asimismo, también se sospecha que los casos existentes podrían haber pasado desapercibidos y estar infectando poco a poco a la población. Si bien es cierto que es posible que un caso pase desapercibido, la explosión de contagio que este traería sería muy difícil de ignorar. Por lo que, es poco probable que alguna de estas dos teorías se puedan aplicar a la realidad.

¡Entonces debe ser el clima!

Otra teoría que ha surgido es que puede ser que el árido y cálido clima africano sea capaz de afectar al coronavirus. De forma que, el mismo ya no cuenta con los mismos medios ni capacidades para transmitirse. No obstante, esto permanece como una hipótesis ya que en ninguna parte del mundo parece haber diferencias con respecto al contagio según la temperatura.

O… ¿La genética?

Por su parte, también se está hablando de una posible inmunidad natural, similar a que algunos niños han desarrollado por procesos biológicos. Pero, nuevamente, esto no ha sido comprobado en ningún estudio ni se observan diferencias en otras partes del mundo.

¿Suerte?

Con todas estas posibilidades descartadas, queda preguntarse si el retraso de la llegada de la enfermedad al continente africano no habrá sido tan solo una cuestión de suerte. Aunque ello no puede ser comprobado, lo que sí es claro es que en efecto este retraso ha sido una fortuna para la nación.

En un informe emitido por la Organización Mundial de la Salud podemos ver que el país ha aprovechado este tiempo para prepararse. Ahora, más de la mitad de los centros de salud en todo el continente se encuentran preparados áreas de tratamiento y laboratorios en los que realizar las pruebas necesarias para detectar el coronavirus.

Una cuestión de tiempo

Según un reciente estudio publicado en The Lancet, aunque África se ha mantenido a salvo hasta ahora, la verdad es que aún se encuentra en un punto de alto riesgo de contagio. Ello, sobre todo, si se habla de países como Egipto y Argelia, además de los ubicados en Sur África.

Muchos de estos países, aunque ahora están más preparados siguen teniendo un alto riesgo de desarrollar una epidemia en caso de que el virus llegue. Ya que las instalaciones de cuidados intensivos con las que cuentan muy rápidamente podrían verse superadas en capacidad.

Referencia:

Preparedness and vulnerability of African countries against importations of COVID-19: a modelling study: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30411-6

Más en TekCrispy