Dentro del arte del cine hay espacio para todos, sin embargo, quizás muchos de ustedes desconocían que aparte del popular Bollywood y el atemporal Hollywood existen otras industrias del séptimo arte con las mismas características que ellos para convertirse en una potencia cinematográfica dentro de su propio continente.

En este caso, les contaremos mucho más sobre el reconocido Nollywood, la industria cinematográfica proveniente de Nigeria que se ha posicionada justo detrás de la India y los Estados Unidos. Aunque algunos podrían leer estas líneas con escepticismo, los invitamos a continuar con mente abierta, ya que en realidad el cine en ese territorio de África se ha convertido en un fuerte contendiente. Vamos a darle una oportunidad al underdog.

Nigeria como país

Antes de hablar de qué es Nollywood específicamente, debemos siquiera medio abordar los aspectos políticos, económicos y culturales de Nigeria como país, ya que, aunque algunos decidan obviarlo, esas cualidades del territorio influyen bastante en el cine. O, ¿de dónde creer que salen muchos de los temas que se deciden tocar con algunas producciones?

Así como en Estados Unidos podemos ver bastantes producciones que tratar acerca de la Casa Blanca, la diplomacia, las innovaciones, entre otras cosas, que se están realizando en el territorio americano, en Nigeria ocurre lo mismo. Sin embargo, más allá de eso, esos aspectos del país son fundamentales para la proyección de una industria.

Lo que algunos quizás desconocen es que Nigeria es considerada como una de las primeras economías dentro de todo el continente y, junto con Sudáfrica y Kenia es una de las locomotoras de África. Sus reservas de petróleo obtienen el lugar número 10 en la lista mundial de países petroleros, por lo que son el octavo país exportador y el único en todo su continente y según estimaciones para el 2019, su PIB llegaba a 447.013 millones de dólares.

No obstante, más allá de eso, el 57% de la población nigeriana tiene que vivir con menos de un dólar al día y solo el 40% tiene acceso a la electricidad. ¿La razón? De acuerdo a lo que afirma el Banco Mundial, el 80% de los ingresos por el petróleo solo benefician a un pequeño porcentaje de la población, como despliegue de la corrupción a nivel político.

Ahora bien, para darles algo de contexto político, Nigeria comenzó como una colonia del Reino Unido en 1914, sin embargo, en octubre de 1960 lograron su independencia para establecerse como un gobierno federal –que se propuso para ser una forma de tener a las tres regiones del país “acomodado”– pero, si podemos decir que algo ha formado constate parte del curso del país, han sido los golpes de Estado.

El primero ocurrió en 1966, cuando asesinaron al primer ministro Abubakar Tafawa Balewa y el general Johnson Aguiyi-Ironsi –proveniente de la región sureste de Nigeria– tomó el mando. No obstante, al cabo de seis meses, en un nuevo golpe, fue depuesto para ser sustituido por el teniente coronel Yakubu Gowon –de la región del norte–.

Con todo eso, la región del este quiso proclamar su independencia, lo que llevó al inicio de la Guerra Civil, que duró tres años. Tras eso, otros golpes han marcado la historia política de Nigeria, pero lo más relevante es el presente: el presidente Muhammadu Buhari, quien ganó las elecciones y prestó juramento para su segundo mandato el 29 de mayo de 2019.

Bajo mandato de Buhari, se ha identificado la lucha contra la corrupción, un aumento en la seguridad, lucha contra el desempleo, diversificación de la economía, la mejora de la resistencia al cambio climático y el aumento de los niveles de vida de los nigerianos, lo que quiere decir que se busca convertir a Nigeria en una potencia interesante para inversores.

Por último, si algo suma mucho más que el dinero y la política a lo que es el cine como arte, es la cultura de un territorio. Entendiendo que Nigeria es una mezcla de tres regiones (los Hausa Fulani del norte, los Igbo del sureste y los Yoruba del suroeste), existen distintos aportes étnicos, por lo que se hablan 50 idiomas y existen 250 dialectos.

Sin embargo, es completamente posible que las etnias principales, den pie a que otras se formen, pero estas son consideradas minorías en la región. La mezcla de idiomas, religiones y tradiciones son parte esencial de Nigeria.

Famosa por su literatura en inglés y su música popular, el país africano se ha convertido en una fuerza cultural de rápido crecimiento, y el cine proveniente del área forma parte de las promesas del continente.

¿Por qué se hace tanto cine en Nigeria y cómo ganaron el título de potencia?

Es completamente normal que hasta los países que “dependen” de los beneficios del petróleo busquen otras formas de expandir sus ingresos económicos, por lo mismo, Nigeria decidió que su segunda manera de llevar dinero a la mesa sería el cine, y creemos que es una decisión súper acertada, ya que el séptimo arte es más que entrenamiento, es desarrollo.

Tanto que actualmente, la industria del cine en Nigeria es la segunda fuente de generación de empleo más relevante en Nigeria, detrás de la agricultura, asimismo, se ha convertido en algo tan fundamental para el país que representa un 1,42% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Si bien, el 90% de los ingresos siguen siendo del petróleo, con la incursión en el cine este Estado africano va demostrando que es algo más que eso.

Todo se remonta a cuando en 1990, la Autoridad Nigeriana Televisiva –en ese momento el único productor del país– paró su producción de contenido, lo que dejó a muchos en la calle. No obstante, donde algunos quizás se echaron a morir, otros vieron una oportunidad, y la respuesta fue el cine, no solo como una opción lógica para dar entretenimiento en una crisis, sino para ofrecer nuevos empleos.

En ese entonces, la prioridad del cine nigeriano no era volverlos a todos ricos, en cambio era dar trabajo y suficiente dinero a los que necesitaban con qué vivir día tras días. Por otro lado, así como el cine dio nuevas oportunidades de llevar el pan a la mesa, también se convirtió en una respuesta para la necesidad social y de diversión que existía en el pueblo.

Comenzaron con películas en video para que fueran disfrutadas desde la seguridad de las casas –ya que los niveles de inseguridad eran tantos que muchos dejaron de salir de noche–; para hacerlas atractivas, los productores se enfocaban en hacerlas de temas que conectaran con la vida diaria de la audiencia y algunas se rodaron en los idiomas nativos de las comunidades locales, lo que hizo que todo se expandiera mucho más, ya que a través del entrenamiento, la barrera de la comunicación, se fue rompiendo poco a poco.

Sin duda alguna, parte de la clave que convirtió al cine nigeriano en una potencia fue el conocimiento del mercado por parte de quienes dieron origen a lo que hoy en día conocemos como Nollywood. Ellos sabían que para que la población eligiera el consumo de entretenimiento –por encima de hasta la comida– debían hacer cintas que pudieran ser accesibles económicamente.

Definitivamente, si hay algo que aplaudir es el esfuerzo. Nigeria ha sabido demostrar que las industrias creativas pueden surgir aun cuando el mundo considere que todo está perdido, y, que para lograr que el entretenimiento se convierta en una necesidad se debe recurrir a historias propias que conecten con el consumidor, a saltarse las limitaciones del lenguaje y a ser inclusivos por encima de todas las cosas.

Más acerca del llamado “Nollywood”

Es evidente que cuando uno piensa en la industria del cine lo primero que se le viene a la mente es Los Ángeles, y para algunos, la India. Sin embargo, muchos desconocen que en Nigeria se produce una media total de 1.500 películas al año, por lo tanto, quizás a partir de este momento debamos incluir al país africano en la lista.

No podemos hablar de Nollywood sin mencionar el primer gran éxito de la industria cinematográfica de Nigeria: ‘Living in Bondage’. La producción fue llevada a cabo con un presupuesto que como mucho superaba los cientos de dólares, se grabó en lengua Igbo –como estrategia para alcanzar nuevas audiencias– y fue producida por quien antes era un simple vendedor de productos electrónicos, Kenneth Nnebue.

Para Nigeria, el cine no es solo la historia que se muestra en las dos horas que puede durar una cinta, en cambio, es arte que puede influir directamente en los gustos e intereses de toda una población. Nollywood, se caracteriza por los ingredientes que se le aportan a cada producción, como por ejemplo, las historias y los guiones que se ajustaban a lo que se estaba viviendo en el momento.

Las primeras películas del Nollywood se caracterizaron por temas populares como el amor, el matrimonio y los conflictos con las familias, ya que eso era lo que la tendencia arrojaba necesitar. Sin embargo, en el momento en que ese interés cayó, las producciones cambiaron su punto de origen: todo para darle al público lo que “demostraba” querer. Además, el presupuesto tampoco es que era justo lo que más sobrada, así que la perseverancia fue importante.

No obstante, así como cualquier negocio en auge, el tema de las inversiones económicas fue mejorando, al punto de que hoy en día ese aspecto de “cine independiente” de bajo costo de realización y grandes resultados finales ha ido cambiando, puesto que existen inversores interesados en el área del cine nigeriano, como un Netflix.

Cuando aquella productora de contenido televisivo cerró, muchos pensaron que todo el nivel del entretenimiento nigeriano se había perdido, no obstante, los pioneros del Nollywood vieron una gran oportunidad en el interés que tenía la población en los reproductores de VHS y fue ahí donde surgió todo y fue Nnebue quien vio el potencial de mezclar el talento recién desempleado con lo “último” en tecnología para el momento.

Por si tienen algunas dudas, otras cosas que deben saber de Nollywood es que pueden conseguir de todo en sus géneros, desde comedias, dramas, horror, piezas de época, musicales, animaciones y nollynoir. No obstante, como todo, hay quienes critican el uso excesivo del drama y los bajos costos de producción, pero los fanáticos de la industria han logrado que su exportación se haya masificado.

Por último, como parte de las curiosidades del Nollywood, deben saber que en promedio toma un total de 7 a 10 días, con un presupuesto de 7.000 a 12.000 euros, dar con una producción terminada. Pero, así como todo en esta vida, una vez que un diamante brilla mucho, empieza a llamar mucho la atención, por lo que esos estándares han ido cambiando para equiparse mucho más con el nivel de calidad internacional.

Hay mucho más jugo que exprimir

Lo que muchos no saben de la historia del Nollywood es que casi logró posicionar una de sus producciones en las nominaciones como Mejor Película Extranjera por ‘Lionheart’ para la edición de los Premios de la Academia, sin embargo, en noviembre del año pasado, recibió un veto por “el lenguaje utilizado”.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas prohibió la nominación de ‘Lionheart’, por el “uso excesivo” del inglés, pero, lo que muchos no sabían es que la intensión de la directora, Genevieve Nnaji, era demostrar que en realidad ese idioma es uno de los más hablados en Nigeria. La salida de los posibles nominados de la producción dejó muchas críticas latentes, como por ejemplo las opiniones de la primera directora africana nominada al Óscar, Ava DuVernay.

Y, de nuevo, donde el Óscar vio un conflicto, Netflix vio un diamante en bruto. Hoy mismo se anunció que la plataforma streaming ya ha solicitado el primer original nigeriano, titulado ‘Vaya’ –un drama del director Akin Omotoso–.

No existen dudas de que el futuro del Nollywood se ve prometedor, pero también hay que tomar en cuenta que no todos, a nivel internacional, son amantes del cine “exótico” por lo que hace falta ver los resultados de su primer choque con la realidad actual, y así confirmar o negar que la industria del cine nigeriano tiene verdadera madera más allá de los VHS.