La presencia de espacios verdes se considera hoy en día un factor de promoción de la salud en los entornos urbanos y se ha vinculado a numerosos beneficios, como una mejor salud mental y cardiaca, el desarrollo positivo de la infancia, la cohesión social del vecindario y el bienestar en general.

Las investigaciones también han demostrado que el aumento del acceso a los espacios verdes puede estar vinculado a la reducción de la delincuencia, la violencia y las agresiones, y que los índices de criminalidad pueden verse influidos por las alteraciones sistemáticas de los entornos de los vecindarios, en particular, por el reverdecimiento de las parcelas de tierra urbana vacías.

Efecto analizado

Sin embargo, la relación entre los espacios verdes, la delincuencia y la violencia sigue estando en gran medida inexplorada, lo que obstaculiza el impulso de las intervenciones ecológicas que podrían mejorar la salud de la población.

La presencia de parques y otros espacios verdes en áreas urbanas representa una estrategia viable y eficaz de reducir la delincuencia.

En este sentido, una revisión general de la investigación sobre la complicada relación entre la naturaleza y el crimen en las zonas urbanas identificó varios patrones que pueden ayudar a modelar las políticas públicas, guiar el diseño urbano y promover vecindarios seguros y agradables para vivir.

El estudio, que fue dirigido por investigadores de la Universidad de Cornell, buscó sintetizar los hallazgos de muchos estudios previos que analizaron los efectos de varias formas de espacios verdes en el crimen y el comportamiento criminal.

Inicialmente, los investigadores consideraron más de 14.000 artículos, pero finalmente enfocaron en 45 que fueron realizados en los Estados Unidos, que de acuerdo a los autores de la revisión, ofrecieron las ideas más relevantes sobre cómo el acceso a la naturaleza podría mejorar la seguridad pública.

Una estrategia viable y eficaz

Sobre la base de los estudios examinados, los investigadores concluyeron que la presencia de parques y otros espacios verdes representa una estrategia viable y eficaz de reducir la delincuencia urbana.

En contraste a las áreas verdes, los espacios anárquicos brindan la oportunidad de aumentar el comportamiento criminal.

En el proceso de revisión, el equipo identificó múltiples mecanismos que pueden explicar el impacto de los espacios verdes en la delincuencia, entre los que se encuentra la interacción social y la recreación, la percepción de la comunidad, la reducción del estrés biofílico, la modulación del clima y los espacios que expresan la definición territorial.

Existen varias estrategias orientadas a reducir la delincuencia, y la provisión de espacios verdes es una de ellas. Los buenos espacios públicos apoyan comportamientos deseables mientras que los espacios anárquicos brindan la oportunidad de aumentar el comportamiento criminal.

Adicional a que los espacios verdes seguros y accesibles mejoran la salud y el bienestar fisiológico y psicológico de las personas, los autores esperan que la evidencia de que el acceso a la naturaleza tiene un impacto mitigante en la violencia en entornos urbanos de un impulso a las comunidades y entes gubernamentales a apoyar este tipo de intervención.

Referencia: The Impact of Green Space on Violent Crime in Urban Environments: An Evidence Synthesis. International Journal of Environmental Research and Public Health, 2020. https://doi.org/10.3390/ijerph16245119