La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento psicosocial más sólido para los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes. No obstante, hasta el 50 por ciento de los jóvenes con trastornos de ansiedad no responden a la TCC.

Por lo tanto, existe una necesidad crítica de disponer de tratamientos alternativos para esta población debido a que la ansiedad se asocia con una angustia y un deterioro significativo del funcionamiento y supone una carga sustancial para el sistema de atención de la salud.

Estrategia puesta a prueba

En atención a esta necesidad, un equipo de investigadores de la Universidad Internacional de Florida realizó un ensayo aleatorio de eficacia controlada que puso a prueba una estrategia de aumento, un entrenamiento de atención por computadora de dos vías llamado tratamiento de modificación del sesgo de atención, para jóvenes con trastornos de ansiedad que no responden a la TCC.

La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento más sólido para los trastornos de ansiedad en jóvenes; no obstante, hasta el 50 por ciento no responden a esta terapia.

En el ensayo participaron 64 jóvenes con edades entre 7 y 16 años que fueron seleccionados después de que las evaluaciones determinaron que cada uno aún cumplía con los criterios para un trastorno de ansiedad después de recibir terapia de conducta cognitiva.

Los participantes recibieron una de las dos formas de capacitación en atención por computadora. El primero, el tratamiento de modificación del sesgo de atención, entrenó la atención hacia estímulos neutros, evitando los estímulos amenazantes.

El segundo, entrenamiento de control de atención, capacitó la atención entrenada a estímulos neutrales y amenazantes por igual. Ambas formas de entrenamiento de la atención condujeron a reducciones comparables en la ansiedad.

Resultados promisorios

Después de cuatro semanas de entrenamiento de atención, el 50 por ciento de los participantes ya no cumplían con los criterios para su diagnóstico primario de ansiedad.

La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento más sólido para los trastornos de ansiedad en jóvenes; no obstante, hasta el 50 por ciento no responden a esta terapia.

En referencia a los resultados del ensayo, el doctor Jeremy W. Pettit, profesor en el Departamento de Psicología y Centro para Niños y Familias de la Universidad Internacional de Florida y autor principal del estudio, manifestó:

“El entrenamiento de atención es un tratamiento complementario prometedor para los niños que no responden a la terapia cognitiva conductual. Necesitamos realizar investigaciones adicionales para comprender más claramente cómo el entrenamiento de la atención produce efectos de reducción de la ansiedad, pero los resultados de este estudio nos proporcionan un comienzo muy prometedor”.

Los autores señalan que este es el primer estudio que muestra que es posible disminuir la ansiedad en los jóvenes que no respondieron a la terapia cognitivo-conductual, y que este efecto se alcanza utilizando estos programas de contingencia de entrenamiento de atención.

Además de proporcionar una estrategia potencialmente efectiva para tratar la ansiedad en niños y adolescentes que no responden a la TCC, los hallazgos plantean preguntas interesantes sobre los mecanismos involucrados en la reducción de la ansiedad en estos jóvenes que requieren más investigación.

Referencia: A Randomized Controlled Trial of Attention Bias Modification Treatment in Youth With Treatment-Resistant Anxiety Disorders. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 2020. http://dx.doi.org/10.1016/j.jaac.2019.02.018