El deshielo, producto del calentamiento global, afecta las fuentes naturales de sustento de los osos polares, y parece estimular el canibalismo entre ellos.

Ilya Mordvintsev, un experto en osos polares, comentó recientemente que entre estos animales puede ocurrir canibalismo, un hecho conocido desde hace mucho tiempo. Sin embargo, llama la atención que estos casos eran bastante raros, y ahora se han hecho cada vez más frecuentes.

De hecho, señala que los casos de osos polares que combaten y se comen unos a otros han aumentado sustancialmente en el Ártico y parecen estar relacionados con el hielo derretido y la actividad humana que erosiona su hábitat.

“Declaramos que el canibalismo en los osos polares está aumentando”, afirmó Mordvintsev, también investigador principal del Instituto Severtsov de Problemas de Ecología y Evolución de Moscú, quien en una presentación celebrada en la ciudad de San Petersburgo sugirió que el aumento en la frecuencia de este comportamiento podría deberse a la falta de alimentos.

Abandonando la zona de caza habitual

Y es que la evidencia registrada hasta ahora sugiere que los cambios que experimenta el planeta hacen que “en algunas estaciones no hay suficiente comida y los machos grandes atacan a las hembras con cachorros”.

Por su parte, Vladimir Sokolov, otro científico ruso que dirigió varias expediciones del Instituto de Investigación del Ártico y la Antártida, también en San Petersburgo, indicó también que los osos polares se han visto seriamente afectados por el aumento de las temperaturas en la isla de Spitsbergen, al oeste, en el archipiélago noruego de Svalbard, que ahora carece de témpanos de hielo.

Y es que durante el último cuarto de siglo, los niveles de hielo del Ártico a finales del verano han caído en un 40 por ciento. El cambio de clima en la isla ha dado lugar a una migración creciente de osos polares que se alejan de sus zonas típicas de caza conforme el hielo va derritiéndose. Sokolov estima que estos animales eventualmente dejarán de cazar en hielo marino y se desplazarían a áreas costeras y archipiélagos de alta altitud.

Más personas ubicadas en el Ártico

Sin embargo, la escasez de casos de canibalismo entre osos polares en el pasado pudo deberse a otros factores, como la ausencia de suficientes personas que pudieran observar estos acontecimientos.

La basura resulta bastante atractiva para los osos polares que buscan comida en los asentamientos humanos del Ártico.

Ahora hay más personas que trabajan en el Ártico y, por tanto, hay más probabilidad de recibir estos informes. “Ahora obtenemos información no solo de los científicos sino también del creciente número de trabajadores petroleros y empleados del ministerio de defensa”, apunta el científico.

Por ejemplo, el área que abarca desde el Golfo de Ob hasta el Mar de Barents era un centro de caza para los osos polares, pero ahora es una ruta concurrida de barcos que transportan gas natural licuado. “El Golfo de Ob siempre fue un coto de caza para el oso polar. Ahora ha roto el hielo durante todo el año”, dijo.

El problema es que Rusia, que ya es un exportador mundial de petróleo y gas, no tiene planes de retroceder en la explotación de su potencial de GNL en el Ártico. Pero cada vez más rusos asentados en la zona dan informes de docenas de osos en zonas de habitación humana para revisar los basureros en forma de comida, un espacio que en el pasado les pertenecía por completo.

Referencia:

Cannibalism on rise among polar bears, say Russian scientists. https://phys.org/news/2020-02-cannibalism-polar-russian-scientists.html