Aproximadamente el 90 por ciento de los adultos estadounidenses no comen suficientes frutas y verduras, aunque muchos tratan de compensar esta carencia tomando pastillas. Según el Consejo de Nutrición Responsable, el 75 por ciento de los adultos toma algún tipo de suplemento dietético.

Muchas personas creen que los multivitamínicos y suplementos alimenticios son una forma rápida de obtener los nutrientes que necesitan, pero los resultados de investigaciones científicas sugieren que los suplementos no son suficientes para mantenerlas saludables.

Perfección nutricional

Técnicamente los suplementos podrían reemplazar algunos de los nutrientes aportados por los vegetales, pero resulta que las verduras aportan más que eso. Además de ser una rica fuente de una variedad de vitaminas, minerales, fibra y líquidos, comer verduras ofrece aún más beneficios, incluidos los fitonutrientes, e incluso el beneficio de ejercicio que ofrecen al tracto digestivo, comenzando con la masticación.

Muchas personas creen que los multivitamínicos y suplementos alimenticios son una forma rápida de obtener los nutrientes que necesitan, pero es un error.

Básicamente, las verduras son multifacéticas en su perfección nutricional. Contienen todo tipo de micronutrientes que pueden ser difíciles de obtener en otras fuentes; además son bajas en calorías y tienen suficiente fibra para garantizar un procesamiento adecuado.

Los suplementos de vitaminas y minerales no proporcionan los beneficios de los fitoquímicos y otros componentes que se encuentran en los alimentos, como la fibra.

Si bien hipotéticamente se podría “hackear” la dieta con vitaminas y encontrar alguna fuente alternativa de fibra, es poco probable que esas alternativas sean la mejor opción.

Tomar multivitaminas como póliza de seguro nutricional puede ser un problema. Ver un suplemento como una solución puede contribuir a descuidar las opciones de alimentos saludables, y esto tiene mayores consecuencias para la salud a largo plazo.

Casos puntuales

Los nutrientes obtenidos a través de suplementos no mejoran la salud y la longevidad de manera tan efectiva como los que se consumen a través de los alimentos. Si bien obtener los nutrientes adecuados en las cantidades correctas de los alimentos se ha relacionado a una vida más larga, no se puede afirmar lo mismo para los nutrientes de los suplementos.

Además de ser una rica fuente de una variedad de vitaminas, minerales, fibra y líquidos, comer verduras ofrece aún más beneficios, incluidos los fitonutrientes.

Hay grupos de personas para los que se recomendarían suplementos de vitaminas y minerales. Las mujeres que planean un embarazo pueden beneficiarse de varios nutrientes, como el ácido fólico y el yodo, que reducen el riesgo de defectos de nacimiento.

A las personas con exposición limitada a la luz solar se les aconsejaría que consideraran la posibilidad de tomar un suplemento de vitamina D. Las personas frágiles y de edad avanzada también podrían beneficiarse de la suplementación, así como las personas con una deficiencia diagnosticada clínicamente.

Pero más allá de casos puntuales, no hay necesidad de tomar suplementos dietéticos. Cada vez más evidencia sugiere que estas alternativas no ofrecen beneficios perdurables, por lo que, en lugar de depender de suplementos, lo más recomendable es seguir las sugerencias dietéticas para lograr una nutrición adecuada de los alimentos.

Referencias:

Association Among Dietary Supplement Use, Nutrient Intake, and Mortality Among U.S. Adults: A Cohort Study. Annals of Internal Medicine, 2019. https://doi.org/10.7326/M18-2478

Multivitamin-multimineral supplementation and mortality: a meta-analysis of randomized controlled trials. The American Journal of Clinical Nutrition, 2013. https://doi.org/10.3945/ajcn.112.049304

Complementarity in dietary supplements and foods: are supplement users vegetable eaters? Food and Nutrition Research, 2017. https://doi.org/10.1080/16546628.2017.1361769