A pesar de que en teoría somos bastante inteligentes, los seres humanos hacemos cosas raras y tontas de vez en cuando. Por ejemplo, al enamorarnos, pero curiosamente también cuando trabajamos o cuando estamos a punto de quedarnos dormidos.

La recomendación general para conciliar el sueño rápidamente es poner la mente en blanco y evitar moverse por unos minutos, además de, por supuesto, contar con un entorno agradable en cuanto a temperatura y ruido. Curiosamente pocos ponen esto en práctica. Lo que sí llama la atención son aquellos casos de hombres que se quedan dormidos viendo televisión en el sofá… con las manos metidas dentro del pantalón.

Sonará asqueroso y vulgar para muchos, pero tal parece que no es un hábito tan extraño, y ni siquiera está vinculado al género ni mucho menos tiene connotaciones sexuales. En cambio, la causa podría estar vinculada a la necesidad de una temperatura amena y protección, según indica un experto.

Bill Fish, entrenador certificado de ciencias del sueño y cofundador del sitio web de ciencias del sueño Tuck.com, considera que hay tres razones de peso para este raro hábito: “calidez, comodidad y protección”.

Temperaturas cálidas para dormir

Para poder dormir plácidamente, los humanos necesitan regular la temperatura de su cuerpo a un nivel óptimo que según los expertos oscila entre los 19 y 22 grados centígrados. En medio de las frecuentes olas de calor de nuestros tiempos, más de uno habrá experimentado problemas para dormir por las altas temperaturas. Mientras que para muchos es difícil conciliar el sueño en las épocas de frío, o en habitaciones con aire acondicionado o ventanas abiertas.

Fish explica que el origen del hábito de colocar las manos dentro de los pantalones podría estar relacionado con ello, ya que nuestros dedos suelen enfriarse con mayor facilidad que el resto de nuestro cuerpo y nuestra tendencia es mantenerlos calientes. ¿Y qué mejor forma que debajo de nuestra ropa?

“Tus dedos tienden a enfriarse fácilmente, y de forma innata tenemos el deseo de mantenerlos calientes. Por lo tanto, poner las manos no solo debajo de las mantas, sino dar un paso más y bajar las manos por los pantalones es una forma segura de calentarlos”.

En cuanto a la comodidad

Otro aspecto que puede influir en la aparición de este hábito es la comodidad. Fish explica que los humanos “descubrimos desde una edad temprana que nuestros genitales tienen una increíble cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que tener las manos ahí abajo se siente bien”.

Partamos de que no todo roce hacia los genitales debería generar placer sexual. De hecho, un estudio publicado en la revista Frontiers in Psychology indica que las caricias no eróticas de los genitales libera oxitocina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar.

Genitales y protección

Pero además del placer y la calidez, los genitales figuran entre las primeras partes de nuestro que protegeríamos en una situación adversa debido a su delicadeza. “Los genitales también son un área sensible cuando se golpean, instintivamente nos movemos para proteger nuestras partes privadas”, explica Fish.

Sin lugar a dudas, se trata de un hábito interesante, y puede observarse en niños y adultos de manera indistinta. El gran problema es que podría resultar bastante incómodo si ocurre mientras se duerme en el sillón de la sala, o en compañía de alguien más.

“No hay nada de malo en dormir con las manos en los pantalones. Todos tenemos hábitos extraños”, concluye Fish. Así que si este no es tu caso y tampoco te has topado con alguien que ubique sus manos en sus partes privadas al dormir, quizás después de leer este artículo te sientas menos incómodo si algún día llegas a presenciarlo.

Referencia:

Why Putting Your Hands Down Your Pants Helps You Fall Asleep. https://www.dollarshaveclub.com/content/story/why-putting-your-hands-down-your-pants-helps-you-fall-asleep