Médicos del Hospital Presbiteriano de Pittsburgh informaron sobre el primer caso documentado en una persona viva con una inusual condición, en la que la vejiga de la paciente producía alcohol naturalmente debido a un inusual proceso de fermentación.

La condición, que los investigadores proponen llamar “síndrome de fermentación de la vejiga” o “síndrome de auto-cervecería urinaria”, es similar a otra condición increíblemente rara, conocida como síndrome de auto-cervecería, en la que simplemente ingerir carbohidratos puede ser suficiente para embriagarse, sin consumir alcohol.

Exposición prenatal al alcohol o al tabaco afecta la función cerebral del recién nacido

Extraña condición

En el caso referido, los médicos observaron la extraña condición después de asistir a una paciente de 61 años de edad que presentaba cirrosis hepática y diabetes mal controlada, lo que hizo que la mujer fuera incluida en una lista de espera para trasplante de hígado.

Los médicos sospecharon previamente que sus problemas se debían a la adicción al alcohol, debido a que las pruebas de orina para detectar alcohol mostraron resultados positivos repetidamente.

Pruebas adicionales confirmaron la producción de alcohol en la vejiga de la mujer, una condición que los médicos llamaron síndrome de fermentación de la vejiga o síndrome de auto-cervecería urinaria.

Los resultados de estas pruebas reforzaron la idea de que la mujer estaba ocultando un trastorno por consumo de alcohol. Pero cuando los médicos analizaron su plasma, no encontraron ningún rastro de etanol. Las pruebas de plasma para etanol y de glucurónido de etilo y sulfato de etilo –metabolitos del etanol– fueron negativas.

Además de negar sistemáticamente haber consumido alcohol, la paciente no parecía mostrar signos de intoxicación durante las visitas a la clínica, a pesar de que su orina mostraba altos niveles de contenido de etanol.

Fermentación de azúcar

Otra observación inesperada fue la presencia de grandes cantidades de glucosa en su orina, una condición llamada hiperglucosuria, con abundantes niveles de levadura en ciernes observados en muestras de orina.

Como explicó la doctora Katherine M. Kruckenberg, catedrática en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh:

“Estos hallazgos nos llevaron a probar si la colonización de levadura en la vejiga podría fermentar el azúcar para producir etanol”.

Al realizar pruebas en su orina, el equipo confirmó niveles notablemente altos de producción de etanol, sugiriendo que estos resultados contradictorios se debieron a levaduras que fermentaban azúcar en la vejiga de la mujer.

Médicos informaron sobre una inusual condición en la que la vejiga de una paciente elaboraba alcohol naturalmente debido a un proceso de fermentación.

La levadura en cuestión se identificó como Candida glabrata, una levadura natural que se encuentra en el cuerpo y está relacionada con la levadura de cerveza, pero que normalmente no se observa en tanta abundancia.

Desafortunadamente, los esfuerzos para eliminar la levadura con tratamientos antimicóticos fracasaron, tal vez debido a la diabetes mal controlada del paciente. A la luz de la situación aparentemente única de la mujer, los médicos señalaron que fue reconsiderada para ingresar a la lista de trasplante de hígado.

Bloquear estos receptores cerebrales puede reducir el consumo excesivo de alcohol

Mientras investigaban el caso de la mujer, los médicos se percataron de otros informes que implicaban una producción similar de etanol en la orina, pero solo en un caso post mortem y en experimentos realizados in vitro.

Dicho esto, es posible que otros pacientes hayan presentado esta rara afección médica antes, pero los síntomas no fueron reconocidos, debido a que la patología es de naturaleza inusual y en gran parte desconocida.

Referencia: Urinary Auto-brewery Syndrome: A Case Report. Annals of Internal Medicine, 2020. https://dx.doi.org/10.7326/L19-0661

Más en TekCrispy